Veteranos reciben tributo por valor

Everett Alvarez Jr fue mantenido cautivo por 8 años en Vietnam

Con lágrimas en los ojos entonaron el tema God Bless America y con fuertes aplausos de pie, decenas de familias en Yorba Linda rindieron tributo a los veteranos de guerra en su día. Entre ellos se encontraba uno muy especial: Everett Alvarez Jr., un hispano que lucho incansablemente en la guerra de Vietnam para, según él mismo dice, “mantener la libertad y la democracia en este país”. Asi lo expresa también en un extracto de su libro Chained Eagle.

Alvarez fue el orador principal de la ceremonia en honor a los veteranos ayer en la Nixon Presidential Library and Museum, y el centro de atención y admiración de los presentes.

Y no era para menos, Alvarez, fue el primer militar estadounidense capturado durante dicha guerra el 5 de Agosto de 1964, mientras piloteaba un avión bombardero A-4 en el Norte de Vietnam, cuando fue derribado y mantenido captivo por ocho años. Durante ese tiempo en el que fue torturado física y mentalmente.

“Es importante reconocer que todos esos hombres y mujeres arriesgaron su vida por todos nosotros” dijo Alvarez a La Opinión y destacó la importancia de reconocer la labor de todos los militares que han servido y sirven a este país.

Con el próximo regreso de Irak de unas 40,000 tropas de los Estados Unidos antes de las fiestas de fin de año, tal y como lo anunció el presidente Barack Obama, Alvarez enfatizó la importancia de brindar apoyo a los militares luego de su servicio, ya que se enfrentan a una situación difícil.

“Tienen que integrarse a su entorno familiar nuevamente, conseguir un trabajo, recuperar su salud, etc. Y lo menos que podemos hacer como sociedad es mostrarles nuestro agradecimiento”, apuntó el ex comandante nacido en Salinas, California, de padres mexicanos, a quien le tomo mas de una década reponerse de los momentos traumáticos que vivió durante la guerra, tal como lo relata en su libro.

Alvarez fue uno de los 2 millones de norteamericanos que sirvieron en la guerra de Vietnam. La fortaleza de sobrevivir a sus ocho años en cautiverio, solo pudo obtenerla gracias a, “la fe, la familia, recordar de donde vienes y hacer lo correcto por tu país “, compartió el veterano y aseguró que esta celebración anual para honrar a los veteranos refleja, “la consciencia de esta nación”.

El ex militar se retiró de la marina de guerra en 1980 con el rango de comandante. Obtuvo una maestría en operaciones y análisis de investigación y un doctorado en Derecho. Un año después de su retiro, fue nombrado por el presidente Ronald Reagan como sub director del Cuerpo de Paz. Y al año siguiente se convirtió en director asociado de la Administración de Veteranos.

Una trayectoria que despierta el respeto y la admiración de otros veteranos. Incluso de otros latinos que también sirvieron en Vietnam , como el caso de Joseph Hernández, quien vive en La Brea.

“El nombre de mi sobrino y el mio, están en el muro de las memorias en Washington D.C , y como nosotros y como Everett Alvarez hay muchos nombres de militares hispanos que hemos dado nuestras vidas en el servicio a este país”, expresó orgulloso Hernández.

“Nuestra juventud no tiene que buscar por héroes en los libros porque los tienen en su vecindario, son sus veteranos”, reafirmó durante la ceremonia el congresista por el distrito 40, Ed Royce.