Medicina al día: Maneje bien despierto

El volante es el lugar menos indicado para un pestañazo porque las consecuencias pueden ser fatales, para usted y para otras personas.

Sin embargo, de acuerdo a una encuesta realizada por la AAA Foundation for Traffic Safety, alrededor de un tercio de los conductores estadounidenses admitió conducir con sueño durante el mes pasado (aunque el 96% de los encuestados admitió que manejar bajo esas condiciones es inaceptable). De hecho, a principios de este mes se celebró la Semana de la Prevención de Manejar con Sueño. Las señales de alarma son:

Dificultad para concentrarse en el tráfico y pestañeo frecuente

Soñar estando despierto al volante

Dificultad para ver señales de tránsito o salidas en las carreteras, así como perder la percepción de las últimas milla ya conducidas

No poder mantener la cabeza erecta, bostezos frecuentes, escozor en los ojos

Sentir mucho cansancio y/o irritabilidad

Para evitar accidentes que pueden costarle la vida tome las siguientes precauciones:

Evite conducir con sueño. Salga del tráfico, estaciónese y si es necesario, duerma unos minutos para recuperarse.

Si va de viaje en auto, duerma al menos siete horas la noche antes para que pueda conducir sintiéndose descansado y alerta.

Trate de conducir durante las horas en que normalmente está despierto. Por seguridad, pase la noche en un hotel y continúe el viaje al día siguiente.

Tome un descanso cada dos horas o cada 100 millas.

Beba una bebida con cafeína pero no espere resultados instantáneos ya que la cafeína tarda unos 30 minutos en entrar al torrente sanguíneo. No conduzca durante ese tiempo.

Cualquier precaución es poca cuando está conduciendo. No se exponga -ni exponga a los demás- al peligro de conducir con sueño.

El consumir tres porciones de granos integrales (90 gramos) al día disminuyó el riesgo de desarrollar cáncer colorectal un 17% en un estudio de 800,000 personas reportado en el British Medical Journal.

Este es el primer estudio de esta escala que encuentra esta relación. Cuando se comparó el consumo alto de fibra con el consumo bajo, también se vio una reducción significativa (18% vs 6%).