Cómo consolidar sus deudas y evitar ser víctima de abusos

El artículo de la semana pasada presentó el problema de las compañías de consolidación de deudas no éticas. Cabe recalcar que la mayoría de las empresas que ofrecen estos servicios son legítimas y proveen un servicio bueno y útil a la comunidad. No obstante, existe alguna que otra cuya intención es robar el dinero de los consumadores. El consumidor que se encuentre en la necesidad de consolidar sus deudas debe tener en cuenta los siguientes puntos antes de empezar un plan de pago:

Pida un contrato escrito. Cuando un acuerdo está escrito se evitan los malentendidos que pueden resultar en su ejecución.

Si usted no lee inglés, insista también en una traducción al español. En todo caso, lleve todo documento a casa y léalo detenidamente antes de firmar.

Verifique que el servicio tenga oficinas y cuanto más sucursales mejor.

El Departamento de Asuntos del Consumidor de Los Angeles mantiene una base de datos con las quejas que se han hecho sobre negocios. Se le puede llamar al (213) 974-1452.

Antes de actuar, pida los nombres y teléfonos de otros clientes que pueda recomendar el negocio.

Si el negocio es una empresa, se puede averiguar si está suspendida.

Tenga cuidado con las compañías que sólo hablan de las cualidades buenas de sus productos sin mencionar los riesgos.

Evite compañías que cobran. No utilice los servicios de consolidación si el servicio le quiere cobrar.

Insista en un reporte mensual. Si usted recibe regularmente un reporte de cuánto dinero se ha pagado a cada acreedor.