Enfermedades sacarían a Fujimori de la cárcel

Se evalúa la situación del ex mandatario, condenado a 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos

Lima – El alto riesgo de reaparición de la lesión cancerosa y empeoramiento de transtorno depresivo son centrales para determinar el indulto presidencial al encarcelado ex jefe de Estado, Alberto Fujimori, afirmó hoy el semanario Caretas.

Detalló que existe un informe del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), solicitado por el poder Judicial, en el que se evalúa la situación del ex mandatario, condenado a 25 años de cárcel por violaciones a los derechos humanos.

Dos de los apartados del nuevo diagnóstico de la junta médica son claves: “cáncer de lengua operado, y recurrencia tratada con alto riesgo de recidiva”. Esto significa que es alto el riesgo de reaparición de la lesión cancerosa, señaló Caretas.

Más importante aún, añadió, puede significar el “trastorno depresivo en tratamiento farmacológico y psicoterapéutico con evolución tórpida, de pronóstico reservado”, lo que quiere decir que desde que le fue diagnosticada esa condición el proceso ha ido en deterioro.

Caretas consultó fuentes cercanas a Fujimori, quienes confirmaron que la familia no ha recibido estos informes a pesar de haber solicitado documentos similares. “El INEN los está aguantando”, especuló la fuente.

En un oficio del pasado 4 de noviembre, el doctor Gustavo Sarria Bardales, jefe institucional del INEN, respondió al pedido de la jueza anticorrupción Ena Daysi Uriol Alva con las recomendaciones de la Junta Médica.

El ex parlamentario Santiago Fujimori, hermano del ex gobernante, reconoció en octubre pasado que la familia del ex presidente pidió al INEN los certificados en cuestión para solicitar el indulto presidencial.

Santiago Fujimori aclaró, sin embargo, que su hermano no se encontraba de acuerdo con el indulto “por considerarse inocente de los crímenes por los que fue sentenciado a 25 años de prisión”.

El 5 de noviembre, Keiko Fujimori reiteró “la intención que él tiene de conseguir su libertad a través de la vía judicial”, pero aclaró que, dado el caso, “yo pediría el indulto” a pesar de la oposición de su padre. Su baja de peso, de 80 kilos a unos 62, es notable”.

El diagnóstico también incluye “quiste simple del páncreas en observación”, “enfermedad diverticular colónica y gastritis crónica moderado-controlada”, “hipertensión arterial controlada con insuficiencia vascular periférica en tratamiento”.

Tiene además “traumatismo encefalocraneano con evolución neurológica favorable”, secuela esta última de la caída de la cama que Fujimori sufrió en la madrugada del pasado 13 de octubre.

El presidente Ollanta Humala declaró recientemente que todavía no había un pedido formal de indulto para Fujimori, pero reiteró que “por un acto humanitario, nadie debe morir en la cárcel”.