Corazón femenino en riesgo

Corazón femenino en riesgo

La originaria de Colombia y residente de Miami tenía sólo 52 años de edad cuando luego de haberle hecho un electrocadiograma en la sala de emergencia le dijeron que había sufrido un ataque cardíaco y no se había dado cuenta.

“Después de notificarme lo del infarto me vi dentro de un quirófano, en una operación de corazón abierto, donde me hicieron seis bypass coronarios y me colocaron cuatro mallas que me mantienen abiertas unas venas que se habían cerrado por mi problema de alto colesterol”, explica esta madre, que hoy tiene 64 años.

Con el apoyo de su familia, Rodríguez ha hecho un cambio radical de su estilo de vida en sus 13 años de supervivencia del episodio. Hace ejercicios, controla las porciones de lo que come y a diario se toma una aspirina, tal como se lo recetó su médico.

También se dio a la tarea de educar a toda mujer con alto riesgo de sufrir un infarto.

“Es importante hablar de mujer a mujer sobre las enfermedades cardíacas y contarle la historia médica familiar a nuestras hijas e hijos para que estén alertados. Mis hijos ya saben que tienen que cuidar su corazón para evitar un infarto como el que tuve yo”, comparte Rodríguez.

Por desconocer los síntomas femeninos, las mujeres llegan tarde al hospital cuando están en riesgo de sufrir un infarto. Rodríguez sobrevivió, pero no todas tienen la misma suerte de tener una segunda oportunidad de vida.

“Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en las personas adultas de Estados Unidos y otras partes del mundo y también la causa número uno de las hospitalizaciones y costos médicos”, explica la cirujana cardiovacular Altagracia Chávez, con práctica en Ohio e integrante de la junta directiva de Women Heart, una coalición nacional para las mujeres con enfermedades cardíacas.

De acuerdo con las estadísticas, anualmente, más de 400,000 mujeres mueren por enfermedades cardiovasculares en este país. Y muchas de estas muertes, apunta la doctora Chávez, se hubieran podido evitar si las mujeres -particularmente las latinas y las afroamericanas-, estuvieran mejor informadas sobre las enfermedades al corazón y los síntomas de un ataque cardiaco.

En las mujeres, los síntomas de un ataque cardíaco son diferentes a los de los hombres que, por lo regular, sienten un dolor fuerte de pecho o en el brazo izquierdo.

“Las mujeres pueden sentir ardor en la región superior del pecho, tener mareo, malestar estomacal y una fuerte o leve sudoración”, explica la galena. “Usualmente, no sienten el típico dolor en el brazo y la zona izquierda del pecho … y hasta suelen pasar por alto los síntomas que alertan un ataque cardíaco.”

Se emprendió una campaña para educar a las mujeres sobre una nueva guía en español que enseña a las mujeres cómo cuidar su corazón y cómo identificar los síntomas de una enfermedad cadiovascular y un infarto.

“Finalmente las mujeres de nuestra población cuentan con una guía en su idioma, que las educará y alertará sobre las enfermedades al corazón”, dice Chávez. “Y me alegra ser parte de esta campaña que también comparte historias de mujeres, que llamamos campeonas, que han sufrido una enfermedad cardiovascular y han sobrevivido a un infarto”.

La guía “Hablemos sin rodeos: Guía para la Mujer sobre la Salud del Corazón” está disponible tanto en inglés como en español en la página http://www.facebook.com/iamproheart.

“Hablamos sobre los riesgos que no se pueden cambiar, como los son la raza, el sexo, la edad y la herencia”, agrega Chávez.