Los Cargadores se la juegan este fin de semana

San Diego, que ha ganado dos juegos consecutivos, tiene que mantener ese ritmo para poder participar en la postemporada
Los Cargadores se la juegan este fin de semana
El brazo de su quarterback, Philip Rivers, ha sido pieza clave de SD.
Foto: EFE

NUEVA YORK (AP).- Aunque no sean considerados como el mejor equipo de la NFL, los Cuervos posiblemente son el más redondo.

Pueden mover el balón por tierra y con pases, y defender contra la carrera y los ataques aéreos.

Pueden ganar con pases largos o cortos. Y pueden abarrotar la línea defensiva o castigar al quarterback oponente.

Mañana por la noche, Baltimore visita a San Diego, que se metió de nuevo en la carrera por los playoffs con dos triunfos al hilo.

Los Cargadores (6-7) creen que todavía pueden luchar por jugar en la postemporada, mientras que los Cuervos (10-3) tienen su boleto prácticamente asegurado.

Pero con los Acereros pisándoles los talones en su división, los Cuervos no pueden darse el lujo de cruzarse de brazos, y su margen de error es pequeño.

“Es muy pequeño, porque si perdemos este (partido), o si perdemos otro, nunca sabes lo que pasará en la clasificación”, comentó el safety Ed Reed.

“Por eso al comienzo de la temporada sentimos una gran frustración al perder ciertos partidos. Todo cambia al final. Por eso seguimos alternando posiciones con Pittsburgh”, agregó.

Para los oponentes, es difícil detener a los Cuervos porque hacen muchas cosas bien.

“Creo que estamos empezando a ser más eficientes”, indicó el receptor Anquan Boldin. “Nuestra línea ofensiva está jugando bien, lo que nos permite mover el balón, y eso le abre las puertas al juego por aire. Todo está funcionando bien” hasta ahora.

San Diego era un desastre hasta hace dos semanas, cuando le propinó una paliza a Jacksonville para detener una racha de seis derrotas. Hizo lo mismo contra Búfalo, pero eso no significa que los Cargadores mejoraron por completo.

El duelo contra los Cuervos será una buena forma de medir el potencial de los Cargadores.

“Desde el punto de vista de la postemporada, este partido nos mantiene con vida o nos entierra”, señaló el quarterback Philip Rivers. “Creo que si ganamos este partido, diría mucho sobre cómo respondimos con respecto a nuestra posición hace tres semanas”.

“Será un gran reto y estamos emocionados. Es lo que uno quiere, enfrentar al que posiblemente es el mejor equipo en este momento, a mediados de diciembre”, subrayó Rivers.

En otros partidos de mañana, Nueva Inglaterra visita a Denver, Washington a los Gigantes de Nueva York, Nueva Orleáns a Minnesota, Green Bay a Kansas City, Detroit a Oakland, Seattle a Chicago, los Jets de Nueva York a Filadelfia, Cincinnati a San Luis, Tennessee a Indianápolis, Carolina a Houston, Cleveland a Arizona y Miami a Búfalo.

Hoy Dallas visita a Tampa Bay y Pittsburgh a San Francisco el lunes.

La fecha comenzó el jueves con el triunfo de Atlanta por 41-14 ante Jacksonville.

Por otro lado, un juez federal en Chicago impuso una fianza de 100 mil dólares al ex jugador de los Osos, Sam Hurd, quien fue dado de baja ayer por el equipo tras ser acusado de intentar establecer una red de narcotráfico.

El juez Young Kim también ordenó a Hurd entregar su pasaporte y cualquier arma de fuego que posea. El receptor tiene que pagar la fianza completa para ser liberado y su juicio será en Texas, donde se radicaron los cargos.

Hurd fue arrestado el miércoles después que intentó comprar un kilogramo de cocaína a un policía encubierto, según las autoridades.

El abogado del jugador, Brett Greenfield, aseguró que su cliente nunca vendió drogas a otros atletas de la NFL y que no se declarará culpable.

“Sam me pidió que abordara un punto, con respecto a los rumores de que proveía drogas a otros miembros de la NFL”, dijo Greenfield. “Por respeto a la NFL, por respeto a sus compañeros y por respeto a otros jugadores, niega 100% esa acusación. Es totalmente falsa”, dijo.