Reprobada por la iglesia

Paz Vega fue fotografiada desnuda en una ermita
Sigue a La Opinión en Facebook
Reprobada por la iglesia
La foto está incluida en un calendario para 2012 de una empresa chocolatera.
Foto: archivo / La Opinión

GERENA, España.- La Iglesia Católica mostró su indignación por unas fotos eróticas de la actriz Paz Vega que fueron tomadas en el interior de una ermita del pueblo de Gerena (Sevilla), en el sur de España, para ilustrar un calendario alemán.

En las fotos, que se incluyen en un calendario para 2012 de la empresa chocolatera Lambertz, la actriz aparece semidesnuda o en poses en las que se mezclan el erotismo y la imaginería religiosa típica de Sevilla.

El secretario de la Hermandad de Nuestra Señora de la Encarnación de Gerena (Sevilla), Antonio Manuel Marín, aseguró ayer a una televisión local que dio permiso para que la actriz fuese fotografiada en la ermita, aunque desconocía que fuera a aparecer desnuda en el reportaje.

Paz Vega, de 35 años y nacida en Sevilla, es conocida por películas como Lucía y el sexo, Carmen, Spanglish y Teresa, el cuerpo de Cristo.

La Hermandad, una vez que conoció el contenido del almanaque, puso el caso en manos de los asesores jurídicos del Arzobispado de la provincia de Sevilla.

La Hermandad recibió 250 euros (325 dólares) por ceder la ermita para las fotos, que fueron donados a obras de caridad.

La Arquidiócesis de Sevilla, por su parte, expresó su “categórica reprobación” al “reportaje erótico” de Paz Vega, que vulnera la legislación canónica y se llevó a cabo “dolosamente” y engañando a los responsables de la ermita.

En un comunicado, el arzobispado reprobó “de forma categórica unos hechos que atentan a los sentimientos de los fieles, hieren la sensibilidad de los devotos de la patrona de Gerena y contravienen lo dispuesto por la legislación canónica para el uso de lugares sagrados”.

Según recuerda la nota, la citada legislación subraya que en todo momento “debe evitarse cualquier cosa que no esté en consonancia con la santidad del lugar”, y son objeto de esta prohibición aquellos actos contrarios a la naturaleza eclesial del lugar como los conciertos de música profana o “reportajes fotográficos como el que nos ocupa”.