Rick Perry, gobernador de Texas

Perry, como todo buen texano, habla un poco de español y ha tenido un récord mixto en inmigración
Rick Perry, gobernador de Texas
Foto: AP

Rick Perry ha sido gobernador de Texas durante 11 años, la persona que durante más tiempo ha ocupado ese cargo en la historia. Sucedió a George W. Bush en 2000 y antes fue vicegobernador de ese estado durante dos años. El político ha trabajado continuamente en el sector público casi toda su vida. Comenzó en 1984, cuando fue elegido a la Cámara de Representantes de Texas y luego como Comisionado de Agricultura del estado. Antes de eso sirvió durante varios años en la Fuerza Aérea.

Perry, quien era demócrata, se cambió en 1989 al Partido Republicano a instancias de Karl Rove, el famoso asesor que compartió con Bush hasta que tuvieron diferencias y dejaron de colaborar en 1998. Como legislador y gobernador, tiene una filosofía fiscalmente conservadora y ha tenido la oportunidad de nombrar a muchos funcionarios del estado, como a seis de nueve jueces de la Corte Suprema.

Es nativo de Texas, de padres rancheros. Su padre era un funcionario demócrata local. Ha estado casado con su esposa Anita durante 28 años y tienen dos hijos, Griffin, de 27 años y Sidney, de 24. Antes de entrar a la Fuerza Aérea, obtuvo una licenciatura en ciencias animales en Texas A & M University.

Profesa la fe evangélica y el 21 de abril de este año firmó una proclama declarando oficialmente tres días de oración para aliviar la extrema sequía de su estado.

Perry, como todo buen texano, habla un poco de español y ha tenido un récord mixto en inmigración, apoyando la tarifa de residentes para los estudiantes indocumentados en universidades de Texas. No obstante, ha dicho que no apoya el DREAM Act nacional y trató de aprobar una ley estatal para impedir que las ciudades de su estado aprobaran leyes para impedir que la policía haga el trabajo de las autoridades migratorias.