Arrestan al presunto pirómano

Autoridades agradecen la participación de la gente en redes sociales por captura

Arrestan al presunto pirómano
El Sheriff Baca escoltado por el oficial responsable del arresto, Shervin Lalezary, (segundo de la der.) y el alcalde Villaraigosa.
Foto: Ciro César / La Opinión

El alcalde Antonio Villaraigosa comfirmó ayer en conferencia de prensa la captura del sospechoso de los 53 incendios intencionales que ocurrieron a partir del 30 de diciembre de 2011.

Se trata de Harry Buckhart, nacido en Frankfurt el 12 de julio de 1987, y su captura ocurrió a manos del oficial del Sheriff Shervin Lalezary, al filo de las 3 de la mañana del lunes. Lalezary guardó con hermetismo los detalles de la captura por tratarse de un caso abierto.

El Jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, Charlie Beck, enfatizó a los medios que una detención no significa culpabilidad ni tampoco el encarcelamiento. El sujeto está detenido sin derecho a fianza.

Villaraigosa enfatizó que este tipo de crímenes no serán tolerados. Además añadió que “cualquier persona que piense cometer este tipo de delito, sépalo bien: será aprehendido y procesado con todo el peso de la ley”, enfatizó el alcalde.

Se dice que el sospechoso tiene problemas con el Departamento de Inmigración por la presunta amenaza de deportación a su madre. Esta última información no fue constatada por Beck, el cual aclaró que no se dará pie a especulaciones.

Beck también hizo hincapié en que no se publicará información detallada del sospechoso ni del arresto, tampoco de la manera en que ocasionaba los incendios por ser un caso en proceso.

El jefe Beck hizo constar el trabajo conjunto de las autoridades de bomberos del Condado de Los Ángeles, de la Ciudad de Los Ángeles y de Beverly Hills, así como los elementos del Sheriff y la policía de Los Ángeles y elementos de la Agencia de Tabaco y Armas de Fuego para el resultado anunciado ayer.

“Lo sucedido hoy es el mejor ejemplo de coordinación entre agencias y departamentos. Hace cuatro días no existía ese grupo de trabajo”, manifestó Beck.

Por su parte, el jefe del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles, Daryl Osby, informó que durante los 53 incendios provocados, cuyos daños ascienden a 3 millones de dólares, solo se reportó la lesión menor de un civil y de un bombero, no hubo pérdidas humanas.

Asímismo, Osbry informó que anualmente se reportan más de mil millones de dólares en pérdidas materiales por los más de trescientos mil incendios provocados en la nación, que lastiman a cerca de ocho mil bomberos y civiles.

Los oficiales y el alcalde reconocieron de manera unánime la participación de los medios y la comunidad, así como la intervención de las redes sociales en la captura del sospechoso.

El Sheriff del Condado de Los Ángeles, Lee Baca, declaró que no se espera un proceso simple, ya que se trata del pirómano más peligroso del que se tiene registro.

Baca también hizo un especial reconocimiento a los medios y las redes sociales, quienes, dijo “la divulgación de esta información y el video del sospechoso fue punto crucial en la captura. El sujeto concuerda con la descripción del video develado ayer por la tarde”.

Por otro lado, Karl Anglin, agente especial del operativo de comandantes unificados (Task Force Unified Commanders) declaró que la serie de incendios evidenciados en los últimos cuatro días es la peor ola de incendios intencionales de la que tiene memoria en sus 30 años de carrera.

Reconoció la colaboración de la agencia ATF (Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego), quienes colaboraron con investigadores y agentes que ayudaron en la investigación.

El alcalde indicó que se comenzará con el proceso de reconstrucción de las viviendas dañadas, a medida de que las propiedades y sus aseguradoras lo determinen y se facilitará el proceso de permisos de construcción para este efecto.

Beck concluyó informando que las autoridades esperan que el sujeto haya actuado solo, pero están en alerta por cualquier pista que dé con posibles cómplices. Del mismo modo, solicitó a la ciudadanía seguir vigilando y reportar cualquier actividad sospechosa al 911.