¿Tu hijo al volante? Asegúralo bien

Más tarde o más temprano, a todos nos tocó la hora de pedir a nuestros padres el auto de la casa. Y tu hijo no será la excepción. Así que será mejor que estés preparado para cuando llegue el momento… y para lo que te va costar. Y para eso nada mejor que asegurarlo de forma adecuada. He aquí algunos consejos para que el seguro no te cueste demasiado:

1. Pregunta al agente si tienen descuentos para adolescentes. Casi todas las aseguradoras ofrecen precios especiales para escolares con un promedio de notas igual o superior a B. Algunas otras dan descuentos a los que hayan completado el curso de educación del conductor.

2. Reduce gastos. Una forma de hacerlo es agrupando los seguros de auto y vivienda bajo una misma compañía. Otra es evitando multas y accidentes, con lo cual podría sostener hasta un 20% de rebaja en el precio de las pólizas.

3. Escoge un automóvil “ahorrativo”, pues no todos cuestan lo mismo en cuanto pólizas. Un auto considerado seguro es algo que las aseguradoras toman muy en cuenta al fijar sus tarifas. Por eso, darle el carro más antiguo de la casa a tu hijo no es siempre una buena idea. Por lo general, un vehículo viejo es mucho menos seguro que uno nuevo. Si a eso añades los cargos que reciben los adolescentes al empezar a manejar, la cuenta podría dejarte que sin aliento.

4. Revisa bien todo el mercado. Pregunta y compara pólizas. Algunas compañías no quieren asegurar a adolescentes y tratarán de desanimarte subiendo los precios. De modo que nunca te quedes con la primera opción.

5. Otra forma de ahorrar dinero es incluir a tu hijo en tu póliza como conductor ocasional, en lugar de darle una por separado. Además, las aseguradoras premian el hecho de agrupar todos los seguros bajo una misma compañía. Un sitio web como http://www.insure.com es una buena herramienta para evaluar tarifas.

Alrededor de la web