Los Angeles falla en carrera por fondos federales

De $1,300 millones que buscó alcanzar en 88 aplicaciones, apenas ganó $261 millones

Los Angeles falla en carrera por fondos federales
Contralora Wendy Greuel: "Necesitamos un grupo central que verifique que Los Ángeles siempre es persistente cuando debe competir por fondos disponibles”.
Foto: Archivo / La Opinión - / Aurelia Ventura

A la hora de competir por el dinero que el gobierno federal reparte a través del Paquete de Estímulo Económico (ARRA), el Ayuntamiento de Los Ángeles ha hecho tan mal papel que dejó escapar o ni siquiera intentó obtener subvenciones por más de $1,000 millones.

Una investigación que la Contraloría local publicó esta mañana revela que el municipio ha fallado en perseguir los fondos que, por los profundos recortes presupuestarios, tanto necesita en estos días. En concreto, de los $1,300 millones que buscó alcanzar en 88 aplicaciones, apenas ganó 24 subvenciones, sumando apenas $261 millones.

El reporte lo atribuye a la ausencia de personal, por la imposición de días de descanso sin goce de sueldo (furloughs) y los retiros anticipados, pero también culpa a la falta de una guía que le permita competir por ese dinero de mejor manera o tener claro cuándo existen oportunidades para hacerlo.

Por ejemplo, el Ayuntamiento no peleó por recursos que ofrecían los departamentos federales de Comercio y Transporte. Una de esas fallas se cometió por la administración del aeropuerto de Los Ángeles (LAX), donde por negligencia sólo se aplicó para una de muchas categorías, como rehabilitación de pistas aéreas, iluminación, señalización, etcétera.

LAX obtuvo $10.8 millones, pero pudo ser una cantidad más alta, resalta la auditoría, que ha recomendado crear un equipo especial de trabajo que se dedique específicamente a dicha tarea.

“El enfoque descentralizado de la ciudad significó que perdimos algunos oportunidades importantes”, expresó la contralora Wendy Greuel.

“Todos sabemos que cuando solicitas un empleo no dejas de llamar por teléfono después de la entrevista de trabajo, sino que sigues insistiendo hasta que obtienes el puesto. Necesitamos un grupo central que verifique que Los Ángeles siempre es persistente cuando debe competir por fondos disponibles”, añadió.

Otro problema ya ventilado por la Contraloría ha sido que ese dinero federal no se está utilizando para su objetivo principal: generar empleos. Hasta septiembre de 2010, de los $111 millones que obtuvieron los departamentos locales de Transporte (DOT) y Obras Públicas (DWP), únicamente se crearon o retuvieron 55 puestos de trabajo.

Actualmente, sólo el Departamento de Vivienda de la ciudad cuenta con un manual de procedimientos para la solicitud de fondos federales. Muchas dependencias, como la Policía (LAPD), el Cuerpo de Bomberos (LAFD) y la Procuraduría Municipal, sólo cuentan con uno o dos empleados con tal asignación, la cual comparten con muchas otras tareas.

La oficina de Greuel también ha ventilado un problema de burocracia dentro del Concejo de Los Ángeles, donde pasan hasta dos años para aceptar el dinero que, en menos de dos meses, se recibe de Washington D.C. Así ocurrió con una subvención para un entrenamiento policiaco que la ciudad ganó en septiembre de 2008, pero que el Cabildo aceptó hasta junio de 2010.

“Debemos agilizar ese proceso”, insistió la Contralora. “Esta auditoría advierte que si no ponemos atención dejamos el dinero en la mesa”, comentó.

A finales de 2009, La Opinión expuso que Los Ángeles también había bajado la guardia en otra actividad fundamental para recibir fondos: el cabildeo en la capital del país. En ese entonces se ubicó entre las cinco metrópolis que menos invirtieron en ese recurso.