Avanza plan de más cárceles

Condado aprueba la solicitud de $100 millones en fondos estatales
Avanza plan de más cárceles
Hasta 75 comentarios en contra del plan de expansión se escucharon en la reunión de ayer, pero los cinco supervisores votaron a favor.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Los cinco supervisores del Condado de Los Ángeles parecían mostrar su rechazo al plan de expansión del sistema carcelario, pero de manera unánime y sorpresiva decidieron ayer dar el primer paso para ello al acordar que solicitarán 100 millones de dolares de un fondo estatal destinado a la construcción de prisiones.

La decisión, que parece estar acorde al plan de expansión de cárceles que promueve el Sheriff Lee Baca, se hizo a pesar de 75 comentarios públicos en contra y de una petición con más de mil firmas también de rechazo.

En la sesión de ayer de la Junta de Supervisores sólo hablaron a favor de construir más cárceles Jan Takata como representante del Departamento del Sheriff y el director ejecutivo del condado, William Fujioka, quienes aseguraron que era la alternativa más viable para aliviar el problema de sobrepoblación carcelaria que se avecina con los reos que enviará el estado.

El plan completo del Sheriff es de 1,400 millones de dólares, pero a decir de los opositores se elevará hasta los 2,660 millones debido a los intereses.

Tan sólo la construcción de una nueva cárcel para mujeres en Pitchess representaría un gasto de $194.7 millones, precisa la propuesta.

A ello habría que sumarle los gastos de mantenimiento y de operación, señalaron activistas de Californians United for Responsible Budget (CURB) y de Youth Justice Coalition (YJC) que realizaron una protesta afuera de la Junta de Supervisores para exigir un rechazo a ese plan.

Sin embargo Gloria Molina, Zev Yaroslaksky, Michael Antonovich, Mark Ridley-Thomas y Don Knabe dieron su voto a favor.

Molina fue crítica al señalar que la única propuesta que hay para solucionar el problema del manejo de población carcelaria es construir más instalaciones, mientras que Yaroslavsky apuntó que no se pueden permitir un gasto de 1,400 millones. No obstante, votaron a favor.

Los opositores al plan insistieron en que en lugar de gastar dinero en cárceles, deberían invertir recursos a educación, prevención del crimen, programas de rehabilitación y antipandillas, en centros juveniles, en el combate a la pobreza.

La ex asambleísta Jackie Goldberg se sumó a la protesta para criticar lo que llamó la creación de un imperio carcelario que sólo dará más dinero a las corporaciones.

“Este gasto de dinero no es por un asunto de seguridad pública, sino de hacer más grande su imperio”, mencionó Goldberg.

Esther Lim, abogada de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU), señaló que no es necesario construir más cárceles porque actualmente hay alrededor de 7 mil camas disponibles.

Para Emily Harris, coordinadora estatal de CURB, la postura de los supervisores que parecían rechazar el plan de expansión carcelaria, era sólo una simulación.

“Dicen que no quieren un plan de 1,400 millones, pero la decisión de hoy de los supervisores significa que planean avanzar en la solicitud de recursos para construir cárceles, y eso es el inicio de una avalancha de decisiones para otras propuestas de expansión”, consideró Harris.

También ayer se decidió que antes de pagar $5.7 millones a la compañía AECOM Services para que haga una evaluación de las instalaciones existentes y diseñar y programar nuevas cárceles, se tenga un plan de trabajo al respecto.