Obama desafió al Congreso a lograr resultados en año electoral

Reentrenamiento de trabajadores, manufactura, reforma tributaria e inversión en energía, fueron algunos de los puntos clave en el discurso del mandatario.
Obama desafió al Congreso a lograr resultados en año electoral
En el último discurso del Estado de la Unión antes de las elecciones el presidente Barack Obama se centrará en proyectos de creación de empleo
Foto: AP

WASHINGTON. D.C. — En su último discurso del Estado de la Unión antes de las elecciones, el Presidente Barack Obama enfatizó la urgencia de crear empleos. Asimismo, anunció la apertura de una nueva unidad contra fraudes financieros, para investigar actividades ilegales y prácticas inadecuadas.

Un Congreso repleto de extremo a extremo, esperaba al mandatario, quien ingresó al pleno de la Cámara de Representantes cerca de las 9PM. Uno de los momentos más emotivos se dio antes de que se iniciara la jornada, cuando Obama dio un largo abrazo a la congresista Gabrielle Giffords (D-AZ), baleada hace un año.

El Presidente arribó al Congreso en una posición difícil; con los índices de aprobación más bajos en su trayectoria. Según la encuesta Gallup el mandatario cuenta con un 44% de aprobación y un 46% de desaprobación.

Obama comenzó su arenga, con un mensaje similar al que entregó en Kansas en diciembre: reducir la desigualdad en el país y fortalecer la clase media. Pero además de los principios generales, esta vez, entró en detalles. Anunció la creación de dos nuevas unidades: una enfocada en el cumplimiento de las reglas comerciales que será responsable de la pesquisa de prácticas injustas en países como China y otra de investigaciones de crímenes financieros.

“Esta unidad hará responsables a quienes violaron la ley, acelerará la asistencia a los dueños de hogares, y ayudará a salir de una época de imprudencia que hizo tanto mal a muchos estadounidenses”, aseguró. La nueva oficina estará dirigida por el procurador general de Nueva York, Eric Schneiderman.

El mandatario insistió también, en la necesidad de reforzar el sistema de reentrenamiento de trabajadores y mejorar el acceso a empleos. “Quiero simplificar el laberinto de programas confusos de capacitación […] Es hora de convertir nuestro sistema de desempleo en un sistema de re-empleo que ponga a la gente a trabajar”, dijo.

“Estamos muy complacidos que haya enfatizado este tema. Es una de las áreas más importantes para la comunidad hispana y una de las necesidades más urgentes para los trabajadores que se encuentran desocupados”, aseguró la directora asociada del área de economía del Consejo Nacional de la Raza, Leticia Miranda.

El Presidente reiteró además, su postura sobre el impuesto a los más ricos, poniendo un parámetro claro. “Tenemos que cambiar nuestro código tributario […] La reforma fiscal debe seguir la regla de Buffett: si usted gana más de un millón al año, usted no debe pagar menos del 30% en impuestos”, exclamó.

Inmigración no estuvo ausente en el discurso. En medio de un silencio total en la Cámara Baja, Obama insistió en la aprobación del Dream Act. “Centenares de miles de estudiantes talentosos y aplicados en este país afrontan otro desafío: el hecho de que no son aún ciudadanos estadounidenses. Muchos llegaron cuando eran niños pequeños, son estadounidenses hasta la médula pero viven día a día con la amenaza de ser deportados”, enfatizó.

“Los oponentes a la acción, no tienen excusas. Deberíamos estar trabajando en una reforma migratoria integral ahora mismo. Pero si las intrigas políticas del año electoral impiden al Congreso formular un plan integral, al menos acordemos dejar de expulsar a estos jóvenes responsables que desean trabajar en nuestros laboratorios, iniciar nuevas empresas y defender a este país. Envíenme una ley que les brinde a ellos la posibilidad de ganarse su ciudadanía. La firmaré inmediatamente”, agregó.

En el ámbito energético, Obama insistió en que su gobierno ha abierto millones de nuevas acres para la exploración de petróleo y gas. El mandatario enfatizó la colaboración público privada en esta área. De hecho, el alcalde de San Antonio, Julián Castro, fue uno de los invitados de la Casa Blanca para el discurso.

En enero de 2012, Castro anunció que CPS Energy, una compañía de servicios de electricidad y gas de la municipalidad, había entrado en negociaciones para atraer al menos 800 empleos y 115 millones de dólares en inversiones de capital a la ciudad. Se espera que este sea uno de los proyectos solares más grandes del país, que resulte en la generación de 400 megawatts, con cero emisiones.

“Creo que lo que hemos logrado en San Antonio se puede replicar en otras ciudades. En particular aquellas que son dueñas de este tipo de servicios públicos y pienso que esta es una de las iniciativas que el Presidente quiere impulsar a lo largo de la nación”, aseguró a La Opinión.

En el lado republicano, el congresista Francisco Canseco (R-TX) entregó la respuesta en español, quien enfatizó la explosión de gastos fiscales. “El Presidente ha añadido billones de dólares a la deuda nacional. Nos está encaminado en una trayectoria que empeorará la situación en los próximos años. Uno de cada cuatro dólares en la economía es gastado por el gobierno federal y el mismo pide prestado uno de cada tres dólares que gasta”, dijo.

Obama terminó su alocución con un llamado a la colaboración bipartidista, donde criticó los costos políticos del debate sobre el limite de la deuda que casi implicó el cierre del gobierno el años pasado.

El mandatario propuso la disminución de la influencia del dinero en la política, a través de un proyecto de ley que prohíba el abuso de información privilegiada en la bolsa, por parte de miembros del Congreso.