Rincón Legal: Juicio sin abogado…

Qué pasa cuando alguien tiene un problema legal pequeño pero no vale la pena emplear a un abogado porque los honorarios de éste pueden costar más que el monto involucrado en el problema?

La solución es, como se dice, “buena, bonita y barata”. El sistema legal en California permite que las reclamaciones por menos de diez mil dólares sean resueltas en el Tribunal de Reclamos Menores, un tribunal pensado para solucionar asuntos simples y directos y de manera eficaz.

Lo más notable de esto es que no se permite que los abogados presenten el caso. Las partes simplemente exponen ante el juez el objeto de la disputa y se decide el caso basado en los principios legales establecidos.

Por un lado, esto elimina o reduce de modo significativo los costos del litigio. Por otro lado, a veces los que deciden el caso son jueces pro tempore (abogados nombrados especialmente para escuchar casos simples) y sin una presentación clara y concisa, el “juez temporal” puede fallar erróneamente. Sin embargo, siempre se puede apelar la decisión al tribunal superior, donde sí puede intervenir un abogado. La apelación sería un juicio “nuevo”, normalmente ante un juez con mejor preparación.

Este tribunal, tan sencillo en su concepto, lo es también en la práctica. Por ejemplo, la demanda se inicia rellenando un formulario muy simple que describe el problema en lenguaje sencillo. Una vez completada esta hoja, se entrega al tribunal con una cuota de dólares.

Quizás lo más difícil del proceso sea la entrega del formulario al demandado, que ha de efectuarse por una persona mayor de edad y no el demandante. Al cabo de aproximadamente 40 días, las dos partes comparecen en el tribunal y exponen su versión de los hechos al juez, quien generalmente decide el caso en el mismo momento. La sentencia que uno gana se puede ejecutar igual que una dictada por un juez del tribunal superior, es decir, embargando los bienes del demandado si no paga.

A veces se aplica la expresión “Lo barato sale caro” al sistema legal en Estados Unidos. En otras palabras, es mejor gastar dinero para obtener mejores resultados –entre más caro, mejor va a ser el abogado, y más favorable el resultado. Pero si la disputa es por poco dinero, y no es un asunto demasiado complicado, es mejor resolverlo sin abogados. En el Tribunal de Reclamos Menores a veces lo barato de veras sale… barato.

El autor es abogado y ejerce en Los Angeles. mb@brennerrlex.com