Breves de Los Ángeles y California

Una pareja, que ingresaba a EEUU inmigrantes de las Filipinas en forma clandestina para trabajar como verdaderos esclavos en un centro de atención a personas de la tercera edad, fue condenada ayer en Los Ángeles a pasar 18 meses cada uno en una prisión federal.

A Maximino Morales, de 46 años, y su esposa, Melinda Morales, de 48 años, también se les ordenó pagar 600,000 dólares por compensación a las nueve personas que hicieron ingresar en forma clandestina al país, según una declaración de la procuraduría de EEUU.

“Las víctimas filipinas de este caso fueron engatusadas para que emigraran a Estados Unidos bajo falsas promesas y esencialmente debían realizar trabajo forzado”, señaló en una declaración el procurador federal, André Birotte Jr.

La pareja de Paso Robles se declaró culpable en mayo de conspirar para albergar a inmigrantes ilegales.

Los Morales, que nacieron en las Filipinas y son ciudadanos de EEUU, gestionaban cuatro centros de atención para personas de la tercera edad. Reclutaban filipinos para trabajar como empleados que residían en las instalaciones. Obtenían visas falsas para poder ingresar a EEUU, señalaron los fiscales.

Una vez que llegaban al país, algunos inmigrantes trabajaban turnos de 24 horas solos, según los acuerdos sobre la declaración de culpabilidad presentados en el caso.

Vivían en los centros de atención y algunos dormían dentro de un armario, sobre un sofá o en una sección separada por una pared de un garaje sin calefacción, según los acuerdos sobre la declaración de culpabilidad.

El pago que debían recibir se acreditaba a la deuda por haber sido ingresados al país, y se les dijo a los trabajadores que se llamaría a las autoridades si intentaban escapar, señalaron los fiscales.

Con el tiempo las autoridades fueron informadas sobre las condiciones de vida y de trabajo de estos inmigrantes, y el FBI arrestó a la pareja en marzo de 2010.

Un total de 28 personas sospechosas de organizar peleas ilegales de gallos fueron arrestadas en la zona rural del Condado de Riverside.

El Departamento del Sheriff informó que las autoridades de control animal y del cumplimiento de los códigos se unieron a los agentes para llevar a cabo el allanamiento el domingo por la mañana de la vivienda en Jurupa Valley.

El propietario de la vivienda, Martín Ruezga, de 47 años, y su hijo Miguel Ángel Ruezga, de 25 años, fueron fichados para realizar una investigación sobre crueldad contra animales y apuestas ilegales. Los demás fueron arrestados por ser espectadores en la pelea de gallos.

Se le ordenó a Martín Ruezga demoler y retirar todas las estructuras no permitidas de su propiedad.

Una mujer que se bajó de su automóvil para ayudar a un animal en dificultades que se encontraba en un camino de Los Ángeles fue atropellada por dos vehículos y perdió la vida, y uno de los vehículos arrastró su cuerpo durante más de 600 pies.

El agente Cleon Joseph, de la policía de Los Ángeles, dijo que Zina Feeley, de 66 años, estacionó su automóvil Lincoln Town en una zona oscura de Forest Lawn Drive el sábado tarde por la noche, y se encontraba caminando hacia el animal cuando la atropelló un vehículo que viajaba en dirección este.

City News Service dijo que la mujer fue lanzada al carril en dirección oeste, donde fue atropellada por un segundo vehículo.

El cuerpo de la mujer quedó atrapado en la parte inferior del vehículo, que la arrastró durante más de 600 pies antes de que el cuerpo se desprendiera.

El conductor de ese vehículo no se detuvo.