El mundo, según Romney

Son conocidas las formas de ver el mundo que tienen los cristianos o seculares, pero no así los mormones como Mitt Romney, quien podría acabar dirigiendo a la mayor potencia.

Todos los 14 millones de ellos deben creer ciegamente en que el Libro de Mormón es el principal texto de la historia. Según ellos, su profeta John Smith encontró éste en el estado de Nueva York como un archivo de placas de oro en ‘egipcio reformado’ que él tradujo con la ayuda de dos piedras milagrosas. Ese idioma nunca ha existido y esa forma de hacer un libro en oro nunca se ha encontrado y menos en las Américas, donde la única forma de escritura impresa conocida es la de los glifos mesoamericanos. Nadie independiente vio este libro, que según él se lo llevó un ángel.

Otro de los textos sagrados que Smith reclama haber traducido es el ‘Libro de Abraham’, cuyo manuscrito sí fue encontrado en 1966 y nada tiene que ver con Abraham.

Según los primeros mormones, Adán fue un dios y Eva una de sus esposas.

Para Smith su paraíso estuvo en el condado de Jackson en Missouri. Sin explicar cómo los descendientes de éstos emigraron al Medio Oriente. Luego volvieron a Norte América en tres distintas oleadas de familias o clanes judíos desde dicha región, una de ellas (la de Jared) provino de la Torre de Babel de hace más de 4,600 años y otra (la de Lehi) vino justo 600 años antes de Cristo sabiendo que Jesús iba a nacer seis siglos después y construyendo sinagogas en las Américas antes que los israelitas las inventasen.

Según los mormones, esas travesías se dieron desde el oeste de Asia al de América recorriendo por mar una distancia al menos 10 veces mayor que la de Colón, pero milenios antes que él o que se pudiesen construir los primeros barcos o instrumentos de navegación transcontinentales.

Los jareditas se auto-extinguieron en una batalla de hace 2,700 años en las cuales murieron dos millones de personas, más que en cualquier batalla de la historia, y luego dos hijos de Lehi dieron paso a los descendientes de Nefi (que fueron cristianos antes que Cristo) y de Lamán (herejes). Apenas Jesús fue crucificado él reapareció en América convirtiendo a su credo a todos sus habitantes, hasta que antes del siglo IV los lamanitas retornasen al politeísmo y aniquilasen a los nefitas adoptando su piel cobriza por desobedecer al evangelio.

Nada de lo narrado en el Libro de Mormón ha sido encontrado en los restos arqueológicos, lingüísticos o genéticos de los precolombinos. A quienes piensan como Romney eso no importa pues las pruebas científicas quedan supeditadas a lo que les diga su profeta.