Mónica Naranjo

Sigue a La Opinión en Facebook
Mónica Naranjo
Mónica Naranjo presenta 'Madame Noir' este domingo en el Orpheum Theatre del Downtown.
Foto: Suministrada

Mónica Naranjo abandonó su carrera de cantante justo cuando estaba en la cúspide de su fama. Dice que la razón principal fue que, a pesar de que gozaba de tanto éxito, “Grabar desde los 17 años, trabajando sin parar hasta los 27… A los 27 años me di cuenta de que en lo alto de la cima hace mucho frío”, dijo en una entrevista reciente vía telefónica desde Barcelona, donde vive.

Cuando decidió regresar lo hizo, pero, eso sí, bajo sus propios términos: no volvería a firmar un contrato con una disquera transnacional y no se volvería a someter a los caprichos de los directivos de las disqueras, a los que, según ella, les importa más vender discos que hacer artistas. Aunque otra versión dice que cuando la carrera musical de la cantante decayó, las compañías discográficas no quisieron recontratarla.

Sea cual fuere la verdad, lo cierto es que desde hace casi una década Mónica Naranjo vive la vida “a su aire”, como se dice en España. Y en esta ocasión habla de Madame Noir, el espectáculo teatral y musical que la trae a Los Ángeles el 26 de febrero al teatro Orpheum.

Pero eso no quiere decir que la cantante catalana no está haciendo música. Actualmente está grabando y componiendo una ópera rock que se publicará en libro el año próximo.

Por su parte, en el show de teatro, inspirado en las películas en blanco y negro del Hollywood de los años 50, ella es la estrella, e interpreta a una actriz en decadencia (pero asegura que el personaje no tiene nada que ver con su vida).

La obra, que ya ha girado por Europa por más de un año, incluye a cinco actores. Luego de Los Ángeles irá a otras partes de América Latina.

¿Qué te motivó a traer a Estados Unidos este show?

La verdad es que todo ha sido una sorpresa porque nunca pensé que iba a llegar a Estados Unidos con este espectáculo; pensé que iba a hacerlo con los anteriores, que eran un poquito más comerciales. Este es un poco más íntimo, es teatro musical, es una comedia. Lo que pasa es que al final, el tema de viajar ya no es responsabilidad del artista, sino de cómo sucedan las cosas, ¿no? Hay tantas personas en medio…

¿Te sientes bien como actriz, a pesar de que eres más conocida como cantante?

Me siento muy cómoda; el personaje me gusta mucho, es un personaje con 45 años largos, entrando ya a la menopausia, con un trastorno una personalidad tremenda, una gran actriz de tiempos pasados venida a menos, pero con un ego que no le cabe en el pecho, insoportable… Es todo lo contrario a mí el personaje, yo creo que por eso me gusta tanto.

¿Cuándo sacarás un disco?

Bueno, estoy preparando una ópera rock, que será una ópera literaria; cuando finalice la gira por América me tomaré un mes para poder estar en casa, para disfrutar de la familia y después la editaré para llevarla a Nueva York en diciembre para la masterización. Dejamos todo listo para lanzarla el año que entra.

¿Por qué tu carrera es más discreta ahora?

¡Uf! ha pasado tanto. En lo más alto de mi carrera comercial me harté tanto, y estaba tan solita y tan perdida, que decidí dejarlo. Estuve siete años en autoexilio. Grabar desde los 17 años, trabajando sin parar hasta los 27… A los 27 años me di cuenta de que en lo alto de la cima hace mucho frío si estás solo.

¿Estás contenta con tu decisión?

Me atrevería a decirte que puedes tener una carrera maravillosa, amplísima, reconocidisíma, nacional, internacionalmente, pero no poder estar en casa, lo cual eso no estaba dentro de mis planes. ¿De que te sirve tener una carrera tan amplia si eres tan desgraciada?

Ahora llevas tu carrera como tu quieres…

Claro, ahora soy un ser libre, y hago lo que me apetece. Cuando trabajas con multinacionales, está bien, lo que pasa es que las multinacionales y yo tenemos una relación un tanto peculiar: ellas están para vender discos, pero vender discos no solamente es importante. Lo importante es crear carreras discográficas. Antiguamente se hacían carreras, se hacían artistas; ahora solamente se venden discos. Lo que les importa es que tengas dos buenos sencillos. Yo no sé hacer discos, yo no sé hacer mier… Yo necesito tiempo para crear mis discos, para crear mi historia, y eso es una cosa en la que siempre chocamos. Luego de publicar un disco que volvió a las raíces clásicas decidí que ya no quería seguir. Quería seguir libre y bajo mi punto de vista ha sido la mejor elección, porque fíjate, si quiero ir a trabajar a Estados Unidos me voy. No tengo que pedirle permiso a nadie. Hago y deshago lo que me apetece.