Una propuesta que preocupa

Eliminación de programas de salud mental es errado dicen organizaciones
Una propuesta que preocupa
El gobernador Jerry Brown quiere eliminar también el Departamento de Programas de Alcohol y Drogas.
Foto: Archivo

SACRAMENTO.- La eliminación del Departamento de Salud Mental y del Departamento de Programas de Alcohol y Drogas en California está llena de incertidumbre para las organizaciones que defienden la salud mental.

En enero pasado, el gobernador Jerry Brown planteó eliminar el Departamento de Salud Mental y los programas de Alcohol y Drogas para el ciclo fiscal 2012-13.

De acuerdo a lo revelado por el Departamento de Finanzas a La Opinión la eliminación del Departamento de Salud Mental y los programas de Alcohol y Drogas fueron propuestos con la idea de hacer el gobierno más eficiente no para ahorrarle dinero al estado.

Sin embargo, indican que debido a que ambos departamentos tienen programas y funciones que están incluidas en el plan de reajuste de las prisiones de 2011, habrá un ahorro de 1.8 millones de dólares en el Departamento de Programas de Alcohol y Drogas.

En el Departamento de Salud Mental, el ahorro será por 24.6 millones de dólares.

Lynelle Jollie, portavoz del Departamento de Personal del Estado dijo que con la eliminación del Departamento de Salud Mental y del Departamento de los Programas de Alcohol y Drogas se perderán entre 275 a 300 posiciones de trabajo en su mayor parte clínicas. De esas, 238 corresponden a sus cinco hospitales estatales de salud mental.

No obstante, pidió tomar en cuenta que el Departamento de Salud Mental se convertirá en el Departamento de Hospitales Estatales.

“Todos los hospitales estatales y programas psiquiátricos permanecerán en existencia. Las funciones de salud mental de los condados irán ya sea a los departamentos estatales principalmente al Departamento de Servicios de Cuidado de Salud o serán administrados por los condados”, explicó.

Monica Blanco-Etheridge, directora de la Coalición Latina para una California más Saludable (LCHC) dijo que hay mucha incertidumbre sobre cómo va a ser el proceso de fusión. “Quieren poner todo junto para ahorrar dinero pero no sabemos cómo van a trabajar. Estamos esperando para ver cómo lo van hacer. Cómo se van a comunicar cada uno de estos departamentos”, cuestionó.

Comentó que les preocupa que muchos de los programas sean transferidos a los condados, porque éstos cada año cortan presupuesto para servicios mentales.

Un sondeo de 2011 de la Universidad de California en Los Angeles arrojó que el 8% de todos los residentes adultos del estado, es decir, 3 millones de personas tienen enfermedades mentales.

Es por esta razón que organizaciones como la Asociación de Salud Mental de California están preocupadas sobre la eliminación del Departamento de Salud Mental, el cual tiene actualmente tiene 11,000 empleados.

“Por una parte es bueno si se hace énfasis en la importancia de que la salud mental sea parte de todo el cuidado de la salud en general”, señaló Rusty Selix, director de la Asociación de Salud Mental de California.

Pero otro lado, aseveró que tienen miedo que se pierda el enfoque en la salud mental. “Además nos preocupa que la nueva estructura disponga de menos gente especializada que trabaje para mantener a las personas fuera de los hospitales de salud mental”, expuso.