Menú de emoción

A la hora de disfrutar de los manjares tras la conclusión del Oscar este domingo, los 1,500 invitados a la ceremonia necesitarán ponerse unos lentes y tener el estómago vacío.
Menú de emoción
El chef Wolfgang Puck muestra algunas de sus creaciones para la cena del Oscar.
Foto: AP

A la hora de disfrutar de los manjares tras la conclusión del Oscar este domingo, los 1,500 invitados a la ceremonia necesitarán ponerse unos lentes y tener el estómago vacío.

Pero no por la luz que podría molestar sus ojos ni por satisfacer la glotonería, sino para disfrutar al máximo uno de los postres de chocolate, que tendrá un efecto en tercera dimensión, y para degustar los más de 50 diferentes platillos en porciones pequeñas que serán servidos en el Governor’s Ball.

Estos cambios son los más importantes en la cena de la edición número 84 de la entrega de los reconocidos galardones de cine.

“Vamos a tener un lounge, y en lugar de un platillo grande vamos a tener muchos bocadillos emocionantes, al estilo tapas. Va a ser muy divertido porque la gente no tendrá que sentarse, sino que irán a platicar con otros. Será una fiesta y no una cena formal”, dijo el chef Wolfgang Puck el jueves en un evento exclusivo para la prensa en el exterior del Hollywood & Highland Center, donde se entregarán los Oscar.

Por décimaoctava ocasión consecutiva, Puck fue el chef elegido para decidir los platillos que se servirán en esta prestigiosa fiesta, en la que los ganadores, nominados, presentadores y otros interactúan después de la tensa ceremonia de entrega de los deseados galardones, que consagran al triunfador en la industria del cine.

Entre las opciones para satisfacer el paladar habrá minihamburguesas de ternera de Kobe con queso, diferentes tipos de pizza, el tradicional salmón con forma de Oscar sobre pan ácimo o flatbread y caviar. También se servirá pie de pollo con trufas, cordero con vinagreta de cilantro y ensalada con trozos de manzana, blue cheese, arugula, cebolla roja y vinagreta de manzana, entre muchos otros platos.

Los taquitos de langosta con tomate y shalote pondrán el toque que Puck describió como “sabor de la frontera sur”.

Los amantes de los mariscos serán complacidos con un buffet diverso que incluye langostinos y ostiones, y de sushi.

“Cuando las personas salen del teatro tienen mucha hambre”, aseguró Puck, anticipando lo que será uno de los días más ocupados para él y el equipo culinario de 1,250 empleados que prepararán y servirán la comida.

Para complementar estos aperitivos habrá variados postres de la chef Sherry Yard, también en porciones pequeñas.

El más impresionante es el de chocolate en tercera dimensión, que incluye una imagen de chocolate blanco acompañado de unos lentes; se trata de una estatuilla del Oscar con unas escaleras enfrente.

Otros platos que serán servidos en charolas son el pie de crema de plátano y el pastel de nueces y naranjas.

En dos estaciones de buffet habrá más dulces, como conos de merengue de limón y azúcar morena, fresas grandes, una fuente de chocolate, bizcochos, galletas de chocolate y el tradicional chocolate de 24 quilates en forma de Oscar.

Tampoco faltará el coctel especial para el evento que creó la compañía de champaña Moët & Chandon, y que incluye un pétalo de rosa para darle una fragancia distinta.

El salón también será decorado con sofás que le darán el look relajado de esta edición.

La elegancia la darán los cientos de alcatraces guindos en los centros de mesa, que contrastarán con los toques de negro, blanco y dorado del recinto que tendrá 1,400 tiras de cristales Swarovski.

En números:

En total se utilizarán:

12,000 copas para las bebidas

4,000 platos pequeños

6,000 tenedores tamaño coctel

4,500 cucharas

1,000 botellas de champaña Moet & Chandon

4 diferentes estilos de meseros usarán 344 vestuarios diseñados especialmente para la fiesta

2,120 yardas de tela para la decoración de los muebles y 315 almohadas

750 luces LED y 22 automáticas