Soñar es gratis

El Sr Abraham Nudelstejer en su columna del día 15 de febrero 2012 trata de decir, pero de una manera velada, que el comentarista deportivo con una larga carrera principalmente en México, Sr. José Ramón Fernández, tiene su precio.

El hecho para muchos aficionados al fútbol no es nada nuevo, lo nuevo sería que todos los periodistas deportivos cerraran filas con el Sr. Abraham e hicieran honor a su labor periodística, informando lo que realmente sucede en el fútbol de la gran familia mexicana.

Ignoro las verdaderas razones por las que el Sr. Nudelstejer sacó a relucir hasta ahora el supuesto silencio de Ramón Fernández. Cuando menos para un servidor fue grato leer un poco de ese personaje que por mucho tiempo fue el amo de la televisión del Gobierno, competencia de Televisa.

Si el Sr. Abraham piensa utilizar el espacio privilegiado que tiene en La Opinión solo para criticar al que no es santo de su devoción, que malo para nosotros los lectores.

De otra forma tiene la plataforma ideal con sus criticas para sembrar la semilla de un cambio urgente y necesario en el periodismo deportivo. Pero como dicen los periodistas, ojo mucho ojo, porque se puede perder el puesto.

El artículo “El silencio se puede comprar” me hizo soñar despierto en un mundo deportivo en el que la mitad de los miles de comentaristas, analistas, cronistas, narradores y locutores deportivos que hablan como miembros honorarios de la Biblia deportiva. La verdad, le hicieran un favor a todos los que los gustan del verdadero fútbol y fueran más honestos e informaran la real valía del fútbol mexicano.

Al fin de cuentas los mexicanos que saben de fútbol reconocen quien es Messi y quien es el Chicharito, entienden que hay capacidades y diferencias abismales entre equipos en el mundo. Ya no es fácil lavarles el coco. Así como en un tiempo la televisión fue factor principal para la difusión del fútbol en México. Hoy nos permite ver y comparar el fútbol de otras latitudes.