Vuelve a subir el precio de la gasolina

El alto costo por galón hace que el público contemple otras formas de transporte
Vuelve a subir el precio de la gasolina
La inesperada alza ha generado gran malestar entre los conductores que sufren sin tener alternativas viables.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Todo parece indicar que los días en que la gasolina era barata ya pasaron a la historia y no regresarán.

La Asociación Americana Automovilística (AAA) emitió un comunicado ayer en el que predice que el precio de la gasolina subirá a 4.25 dólares antes que comience la primavera.

Según Tyson Slocum, director del Programa de Energía Pública Ciudadana (Public Citizen’s Energy Program), los altos precios de la gasolina se han convertido no sólo en un problema en la calle, sino también en un tema importante durante la campaña presidencial.

“Los días en que la gasolina era barata se han terminado y ninguna cantidad de excavación va a cambiar esto”, declaró Slocum.

El experto explicó que la demanda de la gasolina ha bajado casi medio millón de barriles al día y que esta es la semana número 24 en la que ha bajado de forma consecutiva.

“Debido a que las compañías petroleras y las financieras (como Goldman Sachs y Morgan Stanley) ganan dinero especulando con el comercio de la gasolina, el costo de la gasolina continúa incrementado junto con sus ganancias”, manifestó Slocum. “Esta práctica fue abordada por la reforma de Dodd-Frank y leyes de protección al consumidor, pero como estas normas aún no entran en efecto, continúan las mismas prácticas de las grandes compañías petroleras y de Wall Street”.

Según AAA, el precio de la gasolina es un 12% más alto que durante la misma época del año pasado.

Ayer, se informó que en un día el petróleo subió 1.45% y su precio cerró en 107.83 dólares por barril. Con esto, se acumuló seis jornadas a la alza y se colocó por tercera sesión consecutiva a su precio más alto desde mayo del 2011, después de que las reservas del crudo en Estados Unidos aumentaran menos de lo esperado la semana pasada.

Los motoristas están haciendo su parte. Un reporte de Insurance Information Network of California, indica que los californianos están volcándose hacia el transporte público para bajar sus costos.

“Mientras los trabajadores optan por el transporte público para reducir sus gastos personales, ellos deberían de reportar la disminución de las millas que se ahorran al no utilizar sus vehículos a sus compañías aseguradoras”, aconsejó Candysse Miller, director ejecutivo de Insurance Information Network of California.

La Asociación de Transporte Público Americana dijo esta semana que la tasa de uso de este tipo de transporte ha sido la más alta de los últimos 50 años y que los viajeros del sistema de tren en el norte y en el sur de California han incrementado entre el 4% y el 6% arriba de los niveles más altos del 2007.

“Aunque los ahorros en el seguro (del vehículo) no disminuirá el impacto de los altos precios de la gasolina en los presupuestos familiares, el beneficio combinado de reducir el consumo de gasolina y los costos de mantenimiento pueden hacer que el transporte público sea un beneficio adicional”, declaró Miller.

Para Slocum hay dos soluciones al problema del alto precio de la gasolina. La primera es a corto plazo y está relacionado con la eliminación de los especuladores. Y la segunda, es una visión a largo plazo que incluye desarrollar alternativas energéticas que se puedan utilizar en el sector transporte.

“Hasta que esto suceda, el dolor a la hora de llenar el tanque de gasolina continuará”, subrayó Slocum.

Los conductores estadounidenses recorrieron un 1.2 % menos de kilómetros en 2011 hasta alcanzar el nivel más bajo desde el 2003, mientras aumentan las preocupaciones sobre los altos precios de la gasolina, informaron las autoridades.

Según datos de la Administración Federal de Carreteras (FHA), el pasado año los conductores estadounidenses recorrieron casi 57,500 kilómetros menos que en 2010, una rebaja del 1.2 %.

Desde 2008 la distancia recorrida por los conductores estadounidenses, que se calcula teniendo en cuenta el volumen de tráfico de las carreteras, se ha reducido por la crisis económica y los altos precios del petróleo.

No obstante, el mes de diciembre, el total de kilómetros recorridos por los estadounidenses aumentó ligeramente en tasa interanual y puso fin a nueve meses consecutivos de retrocesos, aunque el dato continúa lejos del máximo de 2006.