Reinado de Filis corre serio peligro

Filadelfia abre con lesionados y sus rivales del Este se han fortalecido
Reinado de Filis corre serio peligro
Ryan Howard, toletero zurdo de los Filis, recibe roletazos sentado como parte de su rehabilitación de la lesión en el tendón de Aquiles.
Foto: AP

NUEVA YORK (AP).- Después de haber ganado los últimos cinco años el título de división, los Filis ya no se conforman con meramente clasificarse a los playoffs.

La novena de Filadelfia, sin embargo, no proyecta una imagen de invencibilidad.

Hay tres factores que pueden poner en entredicho el habitual favoritismo del equipo de la llamada “Ciudad de la Hermandad”.

Sus dos principales bateadores, el inicialista Ryan Howard y el intermedista Chase Utley, están lesionados.

No será hasta junio cuando Howard, el cuarto bate, podría reaparecer mientras se recupera de la lesión en el tendón de Aquiles izquierdo que sufrió al caer como el último out de la pasada temporada.

Más incierto es el futuro de Utley, cuyas molestias en ambas rodillas lo tienen marginado por un tiempo indefinido, que podría ser de meses.

La súper rotación de abridores se redujo de cuatro a tres tras dejar partir a Roy Oswalt. Pero igual siguen con Roy Halladay, Cliff Lee y Cole Hamels.

Sus rivales en la División Este son cada vez más peligrosos y los Filis difícilmente puedan arrasar como lo han hecho últimamente.

Los Marlins se reforzaron con José Reyes, Carlos Zambrano, Heath Bell y Mark Buehrle, mientras que los Bravos no dejan de ser un equipo talentoso, pese a su desastroso cierre de campaña en 2011.

Paulatinamente, los Nacionales de Washington se muestran como un adversario competitivo. ¿Los Mets de Nueva York? Esos, bueno, no cuentan.

“Los de Florida han mejorado. ¿Cuánto? Ya lo veremos”, dice el mánager de los Filis Charlie Manuel.

“Los Nacionales están más fuertes. Los jóvenes jugadores de los Bravos sumaron un año de experiencia el año pasado y tienen suficiente talento para batear mejor y creo que su bullpen está entre los mejores de las Grandes Ligas”.

En resumidas cuentas, el reinado de Filadelfia se ve amenazado muy seriamente.

Pero sus fanáticos seguirán exigiéndoles lo máximo, y eso es un campeonato.

Esta es la época dorada para el beisbol en la ciudad, con su seguidilla de títulos de división, dos banderines de liga y una Serie Mundial.

Pero ahí está el detalle: el título del 2008 empieza a valorarse como insuficiente.

El año pasado, los Filis batieron el récord de victorias de la franquicia al encabezar las Grandes Ligas con 102.

Pero el conjunto con el mejor récord no pudo contra un rival que atrapó el wild card en el último día de la temporada regular: Cardenales de San Luis, a la postre campeones de MLB.

En un duelo de ases en el juego decisivo, Chris Carpenter superó 1-0 a Roy Halladay.