Vecinos apelan en contra de Walmart

Jessica Kwong
Vecinos apelan en contra de Walmart
Los vecinos aseguran que no se tomó en cuenta el impacto que tendrá esta tienda en el tráfico de esa congestionada zona.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Una semana después de que se aprobara el permiso para que una tienda de comestibles de la cadena Walmart pudiera abrir sus puertas en Chinatown, un grupo de activistas que teme que esa compañía destruya los pequeños comercios característicos de ese barrio, presentó una apelación.

El grupo que se opone, que consiste de unos 15 negocios y más de una docena de residentes de Chinatown, llevaron los documentos para la apelación el jueves por la tarde al Departamento de Construcción y Seguridad de Los Ángeles (LADBS), la agencia que dio el permiso.

“Sentimos que el permiso fue aprobado erróneamente porque había ciertas condiciones que no se cumplieron”, dijo Aiha Nguyen, analista principal de política para la Alianza para una Nueva Economía en Los Ángeles (LAANE), una de las coaliciones que se encuentran participando.

Entre las condiciones, dijo Nguyen, fue la necesidad de evaluar de nuevo el impacto que tendrá en el tráfico de la zona y en el medio ambiente, porque en los últimos 20 años, se han construido muchas viviendas y una escuela.

Lo que más les molesta a los activistas es que “los permisos se aprobaron en la hora 11” el día previo a que el Concejo municipal, el 23 de marzo, votara 13-1 a favor de una política temporal que protege a Chinatown de la llegada de grandes cadenas comerciales, con más de 20 mil pies cuadrados.

El portavoz para LADBS, David Lara, dijo que Walmart solicitó el permiso hace cuatro meses y que la aprobación un día antes de la ordenanza “fue por casualidad”.

“Revisamos y aprobamos los permisos apropiadamente”, agregó. Sin embargo, la apelación se va a entregar al Departamento de Planificación el lunes porque son cuestiones relativas a la zonificación. Aunque la compañía ya tiene el permiso necesario para trabajar en el espacio, este nuevo acontecimiento podría provocar que la obra no abra sus puertas en el 2013 como estaba planeado.

Mónica Valencia, portavoz del concejal Ed Reyes, cuyo distrito incluye Chinatown, asegurá que él no ha tomado una posición sobre la presencia del Walmart y “está trabajando con ambas partes”.

El portavoz de Walmart, Steven Restivo, expresó que la compañía cumplió con todos los requerimientos y que “tenemos toda la confianza en que nuestros planes continúen adelante”.

“Esta acción demuestra como un puñado de intereses especiales puede ir tan lejos como para tratar de impedir la creación de empleos y que el desarrollo económico llegue comunidades como Chinatown y el centro de Los Ángeles”, dijo Walmart en un comunicado.

Satit Thuvamontolrat, propietario desde hace 30 años de Sorrento Liquor, que está ubicado al otro lado del edifico donde abriría el Walmart, dijo que apoya la apelación porque su tienda y otras pequeñas podrían cerrar a la apertura del gigante.

“Lo que está en juego es que nuestra propia subsistencia está siendo amenazada”, señaló.

Pero Pilar García, una residente de 49 años que vive a una cuadra de ese sitio, dijo que es inconveniente tomar el autobús para ir a supermercados donde los precios son más bajos. Va Sorrento Liquor “solo de emergencia”, dijo.

“Para la gente que tiene negocios aquí, el Wallmart puede ser una desventaja”, añadió. “Pero creo que es para el beneficio de todas las personas que vivimos aquí”.