Perros tienen refugio en LA

Organización no lucrativa atiende a animales callejeros y sus dueños
Perros tienen refugio en LA
Lori Weise, junto a Akasha, un 'pitbull' que ella rescató, supervisa las clases de obediencia en el centro de Los Ángeles.
Foto: AP

Castrar a los perros y alimentar a los hombres es lo que decidió hacer Lori Weise hace 16 años, cuando comenzó a trabajar en Modernica Inc., una fábrica de muebles, junto a Skid Row en Los Ángeles. No podía llegar a su trabajo sin ver a los hombres sin hogar y a sus perros deambulando por las calles y sufriendo todo tipo de maltratos.

Fue entonces que estableció Downtown Dog Rescue (DDR) en la parte de atrás de la fábrica, y con la ayuda de sus compañeros de trabajo, comenzó a atrapar perros vagabundos. Habló con los hombres sin hogar y los convenció de que sus perros estarían mejor si los esterilizaban o los castraban.

La comida fue un gran incentivo: colocó carteles en callejones y puertas prometiendo pizza gratis para los hombres y cirugía gratis para los perros en una clínica móvil que organizó. Le preocupaba que no acudiera nadie, pero cuando llegó, la cola era de dos cuadras.

Las personas sin hogar no podían obtener una licencia para perros sin una dirección, de manera que la dirección de Modernica fue utilizada para obtener las licencias de 300 perros.

Desde esos primeros días Downtown Dog Rescue ha pagado miles de cirugías, ha buscado hogares o cuidado temporal para miles de perros y ha alimentado a una enorme cantidad de hombres y a sus mascotas.

El refugio todavía está en la parte de atrás de Modernica, pero no hay muchas personas sin hogar en el centro de la ciudad; así que Weise ahora lleva los servicios del refugio a Compton, donde hay una gran demanda.

En los últimos dos años se ha organizado una clínica mensual de esterilización y castración en un parque de Compton, a cargo del Departamento de Cuidado y Control de Animales del Condado Los Ángeles, con 100,000 dólares anuales de financiamiento de DDR.

En 2011, la clínica esterilizó a casi 800 perros, según Weise, y la tasa de eutanasia de los pitbulls en el refugio del condado se redujo en 30%.

El entrenador de perros Cornelius “Dog Man” Austin también forma parte del equipo de Weise. Durante su infancia en el Sur de Los Ángeles, dijo Austin, las calles estaban infestadas de pitbulls. “Tenía 10 u 11 años y en mi vecindario lo único que hacían era pelear contra pitbulls”, recordó.

Ahora Austin organiza clases semanales de obediencia para DDR en el Coliseo Los Ángeles, enseñando a los dueños órdenes básicas, agilidad, a caminar por la ciudad y qué hacer si su perro es atacado. A la clase asisten cada semana entre 30 y 50 personas con sus perros.

Mientras que Downtown Dog Rescue ha crecido desde fines de los 90 de un par de casillas a 22, Modernica, la fábrica de muebles, ha crecido de seis empleados a 80. Los dueños y hermanos Frank y Jay Novak no son amantes de los perros ni activistas a favor de las personas sin hogar, pero creen en lo que Weise, su gerente de planta, defiende.

El refugio ayuda a definir a la empresa y se ha convertido en parte de la cultura de la compañía, dijo Frank Novak, quien se maravilla de la forma en que Weise encuentra opciones de hogares para perros que nadie quería.

“Nunca habla en forma condescendiente a las personas”, dijo Novak. “Es muy auténtica. Creo que a las personas les impresiona su sinceridad y saben que nada del dinero (casi 200,000 dólares en donaciones al año) se destina a costos administrativos”.

Hace ocho meses, Modernica comenzó a trasladar su planta de producción a un edificio más grande en Vernon. Le han dado a Weise medio acre donde puede construir un nuevo refugio, pero todavía está negociando con la ciudad para conseguir los permisos. El refugio también está trabajando para recaudar 50,000 dólares para el edificio, la cañería y la electricidad.

La mayor parte de los hombres (no era común encontrar mujerers en las calles entonces) con los que Weise se hizo amiga hace 15 años están en prisiones u hospitales o han muerto. Pero Weise se hizo cargo de muchos de sus perros. “Les prometí que mientras sus perros estén vivos, tendrán un buen lugar para vivir, y que los querré”, dijo.

Tiene unos nueve perros en su casa. Eso incluye a Clancy, un pitbull de 15 años y la mascota no oficial del refugio que acompaña a Weise casi a todos lados.

Clancy era un perro de lucha profesional antes de que Weise lo rescatara hace cinco años. “Ahora es el perro que estaba destinado a ser”, dijo Weise.

LOS ANGELES (AP) ” Fix the dogs and feed the men.