Servicio Secreto en el ojo del huracán

Servicio Secreto en el ojo del huracán
Peter King titular de la Comisión de Seguridad Nacional.
Foto: Ap

WASHINGTON/servicios combinados – El Servicio Secreto se ha movilizado rápidamente para recobrarse de un escándalo de prostitutas que ha dado municiones políticas a los detractores del presidente Barack Obama y que ha costado el puesto a tres agentes menos de una semana después del incidente.

Por otra parte ayer el diario ‘Daily News’ publicó en su sitio de Internet cuatro fotos de la mujer que habría protagonizado la pelea en el Hotel del Caribe con un agente secreto de Estados Unidos. Según el diario, su nombre sería Dania de 24 años.

Los legisladores aprobaron la medida, pero dijeron que se necesita hacer más.

“Sin duda no ha terminado”, afirmó el representante republicano Peter King, titular de la Comisión de Seguridad Nacional en la cámara baja, la cual supervisa al Servicio Secreto.

El Servicio Secreto no identificó a los tres agentes que dejan el trabajo ni a los otros ocho que fueron suspendidos. En un comunicado, el servicio dijo que permitió que un supervisor se jubilare y que otro será despedido. Un tercero, que no era supervisor, renunció.

Los dos supervisores están en la división uniformada; uno de ellos es sargento, de acuerdo con una persona familiarizada con las operaciones del Servicio Secreto y que se negó a ser identificada por no estar autorizada a hablar sobre el asunto.

El equipo investigado incluye miembros de los grupos de avanzada de la agencia, que son despachados a lugares antes de la llegada del presidente para establecer las medidas de seguridad. Otros pertenecen a equipos de contraataque y neutralización de francotiradores. Se cree que la mayoría están comisionados a labores en el área de Washington.

El director del Servicio Secreto, Mark Sullivan, ofreció a los agentes investigados la oportunidad de someterse a un detector de mentiras, aunque los agentes pueden negarse.

El escándalo surgió a raíz de que los agentes presumiblemente contrataron servicios de hasta 20 prostitutas en Colombia para una fiesta mientras preparaban la llegada de Obama a la Cumbre de las Américas. En la fiesta también participaron 10 miembros del servicio militar.

El incidente salió a la luz la semana pasada cuando 11 agentes del Servicio Secreto fueron enviados de regreso desde Cartagena, sobre la costa del Caribe, después de la fiesta.

En Washington y en Colombia se efectúan investigaciones separadas por parte del gobierno estadounidense. King dijo que asignó cuatro investigadores legislativos a la pesquisa.