Derrick Rose podría perder partido contra Sixers

Cayó mal sobre su pie izquierdo y sería sometido a resonancia magnética
Derrick Rose podría perder partido contra Sixers
El base Derrick Rose de los Bulls.
Foto: EFE

Redacción Deportes EEUU (EFE).- El base estrella de los Bulls de Chicago, Derrick Rose, que se lesionó la rodilla izquierda en el primer partido de la eliminatoria de la fase final que su equipo disputó contra los Sixers de Filadelfia será sometido a un examen de resonancia magnética para conocer la gravedad de la misma.

Rose, con un minuto y 10 segundos para que concluyese el partido que se jugó en el United Center de Chicago y que los Bulls ganaron por 103-91, cayó mal sobre el pie izquierdo en una penetración a canasta y quedó tendido en el suelo durante varios minutos con muestras de dolor.

El personal médico del equipo lo atendió de inmediato, pero el jugador no pudo levantarse y tuvo que ser ayudado a abandonar el campo camino del vestuario.

Antes de lesionarse Rose, de 23 años, fue el líder del equipo que aportó un 23 puntos, nueve rebotes y nueve asistencias.

El entrenador de los Bulls, Tom Thibodeau, confirmó al concluir el partido que Rose sería sometido a un examen de resonancia magnética para conocer con exactitud el tipo de lesión que sufre, aunque todo parece indicar que el segundo partido de la serie se lo podría perder.

“Tendrá que ser examinado y luego veremos a ver que hay”, declaró Thibodeau. “Puede mover la pierna, pero eso no significa nada, debemos esperar a conocer los resultados de los exámenes médicos”.

Al ser cuestionado del por qué tiene la filosofía de mantener en el partido a los jugadores titulares en los últimos minutos aunque el marcador le sea favorable, especialmente en el caso de Rose que ha sufrido esta temporada todo tipo de lesiones, Thibodeau dijo que no era ese el concepto que él tenía del partido.

“No veo las cosas como ustedes”, respondió Thibodeau. “El marcador en la recta final se había puesto en la dirección del juego de los Sixers y sin los titulares hubiésemos sufrido”.

Mientras el resto de los jugadores de los Bulls no mostraron su mejor ánimo a pesar de haber conseguido la victoria, especialmente porque tienen el temor que la lesión de Rose pueda ser grave y se quedan sin su líder para los próximos partidos.

Todos dijeron que la victoria había tenido un sabor “amargo” con la lesión sufrida por Rose, que durante la temporada regular se perdió 27 partidos por distintas lesiones y no ha disputado dos encuentros consecutivos desde el pasado 12 de abril.

Por su parte, el entrenador de los Sixers, Doug Collins, dijo que deseaba de corazón que le lesión de Rose no fuese grave y pudiese seguir en la competición.

“Espero que no sea nada grave”, comentó Collins, exentrenador de los Bulls antes que llegase al puesto Phil Jackson en la era de la dinastía de Michael Jordan. “Le admiro, es un joven jugador muy brillante, que da vida a la NBA y espero que vuelva con el equipo porque es un gran profesional”.

El segundo partido de la serie que disputan el mejor de siete se jugará el próximo martes en el mismo escenario del United Center de Chicago.