Programa Comunidades Seguras entra en vigor hoy en NY

La mayoría de las grandes fuerzas políticas expresaron su oposición al controvertido programa
Programa Comunidades Seguras entra en vigor hoy en NY
Varios latinos sostienen pancartas y gritan consignas durante una protesta en la que organizaciones comunitarias y de derechos civiles, políticos e inmigrantes repudiaron la reactivación del programa Comunidades Seguras en Nueva York.
Foto: EFE

Nueva York.- La mayoría de las grandes fuerzas políticas del estado y la ciudad de Nueva York, incluyendo a los potenciales candidatos a la alcaldía, expresaron su oposición al controvertido programa Comunidades Seguras.

El programa, que será reactivado hoy en todo el territorio de Nueva York y Massachusetts por orden de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), requiere que las huellas dactilares de toda persona arrestada, sean chequeadas en la base de datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS). Si se detecta que el arrestado entró en el país ilegalmente, puede pasar a disposición de la policía federal y entrar en proceso de deportación.

“Si este programa llega a nuestra ciudad, creará un miedo en nuestras comunidades de inmigrantes y corroerá la relación entre inmigrantes y fuerzas de la ley”, dijo Christine Quinn, presidenta del Concejo y favorita a suceder a Michael Bloomberg en la alcaldía de Nueva York, según una encuesta reciente.

Quinn prometió que someterá un proyecto de ley para establecer los parámetros de la relación entre la NYPD y la ICE y evitar la deportación de inmigrantes que no suponen una amenaza para la comunidad.

Otro potencial aspirante a la alcaldía, el excontralor de la Ciudad, William Thompson, envió una carta al presidente Obama para pedir que no se implemente este programa.

“Hay estudios que prueban que este programa sirve de poco para proteger a nuestros barrios”, escribió Thompson.

Por su parte, el defensor del pueblo y también posible candidato a la alcaldía, Bill de Blasio, envió otra misiva al fiscal general de EE.UU., Eric Holder, para pedir también el fin del programa migratorio.

“Sólo sirve para intimidar a los inmigrantes, reduciendo la probabilidad de que reporten un crimen o se presenten como testigos por temor a ser deportados”, escribió De Blasio.

El gobernador Andrew Cuomo pidió hace casi un año que se mantuviese a Nueva York fuera del programa de “Comunidades Seguras”, que ya llevaba tiempo en marcha en varios condados del estado hasta que el gobernador reclamó que se detuviese en junio.

Un vocero de su administración ha refrendado la oposición al programa una vez ICE anunció su expansión la semana pasada, pero, al tratarse de una orden federal, el Departamento de Seguridad Nacional dice que los gobiernos estatales no tienen competencia para pararla.

Además de los políticos, las organizaciones sin ánimo de lucro que defienden los derechos civiles o los de los inmigrantes, también expresaron su indignación.

“Nueva York ha enviado un mensaje claro: este programa de deportaciones masivas no tiene sitio en nuestra nación, y menos en nuestro estado”, declaró Michelle Fei, codirectora del Proyecto en Defensa del Inmigrante. “No podemos dar a la Policía más poder para someter a los inmigrantes a un sistema injusto”, añadió.

En la misma línea se pronunció Ravi Ragbir, representante de Coalición Nuevo Santuario de Nueva York.

“Inmigrantes como yo, que hayan sido arrestados por faltas leves, no se merecen ser deportado”, dijo Ragbir.

“Habrá más violencia doméstica. Si me pasa algo a mi, yo no llamaré a la policía”, aseguró Emma Vidals, una inmigrante mexicana sin papeles que lleva 20 años en el país. “Esto era más seguro antes. Ahora habrá más inseguridad”, manifestó.