Elba Esther dicta condiciones

La dirigente del magisterio en México acorrala a candidatos a la Presidencia
Elba Esther dicta condiciones
A pesar de que Gordillo genera un amplio rechazo en la población, los partidos la buscan por los votos que puede aportar.
Foto: Archivo / La Opinión

MÉXICO, D.F.- Tres de los cuatro candidatos presidenciales apuestan a la decapitación del magisterio mexicano para ganar votantes en una creciente demanda social que exige expulsar del gremio a Elba Esther Gordillo, de 67 años, quien controla desde hace 22 años el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacion (SNTE).

“Ya lo he dejado muy claro; no hay un acuerdo o una declaración mía para que ella sea secretaria de Educación”, dijo Enrique Peña Nieto, de la alianza Compromiso por México. “Adiós Elba”, se comprometió Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN), mientras Andrés Manuel López Obrador de la coalición Movimiento Progresista prometió que le pedirá “amorosamente” a hacerse a un lado.

Desde su origen en 1943 y hasta el año 2000, el SNTE fue manipulado por el hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero tras la alternancia del poder, la dirigencia de Gordillo se convirtió en una especie de cortesana política que se vende caro al mejor postor.

Sus” favores” son irresistibles, reprochan los disidentes: 1,300,000 votos de agremiados garantizados a través de la coerción –apoyos económicos, amenazas de muerte, despidos- y un presupuesto mensual de alrededor de 11 millones de dólares que obtiene de la nómina de los profesores y nunca se audita.

“Para que me dieran la plaza simplemente me afiliaron como parte del SNTE y cada 30 días el gobierno me retiene un porcentaje de mi salario que después transfiere al sindicato de la maestra Gordillo”, describe el profesor detractor Francisco Bravo, de la sección 9 del Distrito Federal, que lucha por el reconocimiento de otro sindicato.

“Una vez que le llega ese dinero que debería ser usado para mejorar las condiciones de los maestros lo que hace es utilizarlo para hacer proselitismo político y negociar con los partidos el apoyo del gremio a cambio de colocar a su gente en altos puestos de gobierno, en diputaciones y senadurías”.

El presidente Felipe Calderón mantuvo durante casi todo su mandato al yerno de la líder magisterial, Fernando González, como responsable de la educación básica del país, después de que Gordillo apoyó el triunfo del panista en una cerrada contienda electoral con acusaciones de fraude.

Pero desde el 2006, los convenios partidistas con el magisterio se concretan a través de alianzas con el Partido Nueva Alianza (Panal), que logró el 2% de votantes que exige la ley en los comicios, con la candidatura de Roberto Campa Cifrián, amigo de Gordillo desde que ambos representaron al PRI en la Cámara de Diputados.

En este último sexenio, el Panal se hizo de puestos claves en los gobiernos de 14 estados del país donde compitió en coalición con todas las ideologías y corrientes del país.

Con el PRI ganó Campeche, Querétaro, Aguascalientes, Chihuahua, Zacatecas, Tamaulipas, Quintana Roo, Coahuila y el Estado de México; con el PAN y el Partido Verde, Guanajuato, Baja California y Puebla; en esta entidad también se ligó también el izquierdista Movimiento Ciudadano, aliado del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la candidatura de Andrés Manuel López Obrador.

En la presente contienda, se señala al candidadato de Panal, Gabriel Quadri, de hacer labor de “esquirol político” para restar votos al segundo y tercer lugar y así impulsar al Peña Nieto, favorito en las encuestas.

Los líderes del PRI y el Panal no lograron la alianza que daría el apoyo del último a Peña cuando los militantes priístas se opusieron a ceder al partido ligado a Gordillo candidaturas al Senado en Chiapas, Sinaloa, Puebla y Nayarit.

Cuando en conferencia de prensa se le pregunó al dirigente priista Pedro Joaquín Coldwell sobre su sentir dijo en un tímida respuesta: “Es una separación amistosa”.

La relación PRI- Elba Esther inició en 1989 cuando el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari acabó con el control magisterial que Carlos Juguitud Barrios y la impuso como una activa militante que prometía fidelidad… hasta la apertura democrática en 2000.

“Se les fue de las manos”, señalan los detractores que se han topado con pared en su intento por cambiar las leyes que frenarían ese poder, aún después de la alternancia.

“Se terminaría con una reforma constitucional al artículo 123 en donde se obligue a los sindicatos a rendir cuentas sobre sus gastos y garantizar procesos democráticos para elegir a sus líderes”, dice el profesor Bravo, opositor al SNTE para resumir el problema. “Es un problema de voluntad política”.

Sin un gremio libre, la educación pierde. El profesor de primaria Patricio Luna, de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) denuncia que a los opositores los envían a las regiones más peligrosas del país o los despiden.

Además,a quienes se alinean les pagan más”, resume: por eso él gana la mitad de los colegas que están en su mismo nivel en secciones afines al SNTE. “Esto es un asunto de número, de matemáticas” y de lealtades.

Alrededor de la web