Preveen acciones contra Holder por “Rápido y furioso”

Esto por negarse a entregar los documentos que le solicitaron para esclarecer el escándalo

WASHINGTON – Una comisión de la Cámara de Representantes de Estados Unidos contempla elaborar la próxima semana un reporte sobre la negativa del secretario de Justicia, Eric Holder, a entregar los documentos que le solicitaron para esclarecer el escándalo sobre el ingreso clandestino de armas hacia México.

El presidente de la Comisión de Supervisión y Reforma Gubernamental de la cámara baja, Darrell Issa, afirma que el Congreso necesita examinar los expedientes relacionados con la conducta del Departamento de Justicia sobre ese caso, derivado de un programa gubernamental llamado “Rápido y Furioso”.

Mediante ese programa secreto, que salió a la luz pública a principios de 2011, centenares de armas adquiridas ilícitamente en tiendas del lado estadounidense de la frontera terminaron en México y muchas en lugares donde hubo delitos.

A principios de mayo, Issa abrió un proceso por “desacato” contra Holder por ocultar información al Congreso sobre Rápido y Furioso.

La comisión tiene previsto analizar el reporte durante una audiencia el 20 de junio, luego de una frustrada investigación sobre el contrabando de armas desde Arizona, uno de los estados en la frontera de Estados Unidos con México.

“El Departamento de Justicia no tiene excusas”, enfatizó hoy el presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner. “El Congreso le ha dado al secretario de Justicia Holder más que tiempo suficiente para cooperar plenamente con su investigación de Rápido y Furioso”.

Issa dijo que el Congreso tiene la obligación de “investigar las preguntas sin respuesta sobre los intentos por desprestigiar a informantes, sobre la negativa de las autoridades del Departamento de Justicia para ser sinceras y francas en la investigación legislativa y sobre los motivos del retraso significativo en reconocer una conducta insensata en la Operación Rápido y Furioso”.

El Departamento de Justicia dice que muchos de los documentos pedidos están relacionados con investigaciones y procesos penales todavía en marcha y que por estar vinculados con actividades policiales delicadas no pueden revelarse.