Video implica a policías en triple homicidio

Se encuentran bajo arresto preventivo, mientras están siendo interrogados sobre el homicidio y otros posibles delitos

Video implica a policías en triple homicidio
Militares mexicanos capturaron a policía
Foto: Gardenia Mendoza / La Opinión - / Archivo

México – Un video recién difundido en México, en el que se ve cómo siete policías uniformados detienen a tres sujetos que posteriormente aparecieron muertos, causó un enorme revuelo en el país ante la posible implicación de los agentes en los homicidios.

Los siete policías que aparecen en las imágenes fueron detenidos el pasado 6 de junio por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y actualmente se encuentran bajo arraigo (arresto preventivo), dijeron hoy a Efe fuentes de la Fiscalía del occidental estado de Jalisco.

Según el director de Comunicación Social de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Jalisco, Lino González, estos agentes ya han admitido tener relación con un grupo criminal, por lo que están siendo interrogados sobre el homicidio de los tres hombres y otros posibles delitos.

Las imágenes, tomadas el 20 de enero pasado y difundidas el pasado día 12 por el fiscal del estado de Jalisco, Tomás Coronado Olmos, proceden de las cámaras de seguridad del hotel donde fue secuestrado el trío, ubicado en el municipio de Lagos de Moreno, oeste del país.

En el video puede verse cómo siete agentes y otros tres individuos participan en la captura de tres hombres que son introducidos con las manos esposadas en un vehículo policial, los mismos que horas después aparecieron sin vida en el interior de una furgoneta propiedad de uno de ellos.

González explicó que los fallecidos eran originarios de Saltillo, en el estado de Coahuila, y se encontraban en el municipio para cobrar la renta de una finca.

Agregó que antes del episodio que aparece en el video, las víctimas cometieron una falta administrativa por “estar ingiriendo embriagantes en la vía pública o escandalizando”, lo que les supuso un arresto y el posterior pago de una multa.

Las investigaciones de la Procuraduría de Jalisco “mencionaron que eran de un grupo delictivo”, algo que, sin embargo, no se ha podido comprobar hasta el momento, y que, a juicio de González, pudo ser un comentario “para asustar a los policías”.

Las víctimas, que según la autopsia murieron por estrangulación indirecta, así como por traumatismo de tórax y abdomen, son el abogado César Raúl Alcalá, de 33 años de edad, su ayudante Jorge Alejandro Arredondo, de 35, y el albañil Jorge Alberto Bustos, también de 35 años.