Echan a un co-anfritión

Checos hacen su tarea y están en la fase de cuartos de la Euro

WROCLAW, Polonia (EFE).- La República Checa venció ayer con lo mínimo a Polonia, con una segunda parte convincente, lo que dio a los checos el pase a los cuartos de final de la Eurocopa.

La recta final del encuentro fue de infarto, ya que con el empate que campeaba en el marcador hasta el 72′, y la victoria de Grecia sobre Rusia, los checos se quedaban fuera del campeonato por diferencia de goles.

Pero una contra comandada por Hubschman, de nuevo el mejor checo del encuentro, con un pase final de Baros a Jiracek, permitió al jugador del Wolfsburgo alemán batir a Tyton, y despejar dudas.

El oficio y solidez de los de Michal Bilek, sobre todo en la segunda mitad, y el creciente cansancio de los anfitriones, hizo que la balanza se decantara por el equipo visitante.

La primera media hora de juego, y salvo una ocasión clara del checo Pilar al 4′, fue un monólogo polaco, con grandes ocasiones de Lewandovski, en el 10′, Boemisch en el 12′ y el 22′, y Muravski, con otro tiro envenenado en el 42′ que fue despejado por Kadlec.

La desorientación de los checos, que echaron mucho de menos a Tomas Rosicky, hizo que el equipo recordara la pobre puesta en escena del primer partido de la Eurocopa, frente a Rusia, que acabó en debacle.

Cuando no está el medio ofensivo del Arsenal, este equipo carece de mordiente y fantasía, y necesita mucho más tiempo para asentarse en el campo y comenzar a respirar.

Con un medio campo atascado, ya que el líbero Hubschman estaba más pendiente de tapar huecos que de conectar con el ataque, los checos se dedicaron a dar facilidades al contrario, con muchas pérdidas de balón que el cuadro de Frantisek Smuda no supo aprovechar.

La lluvia torrencial que caía sobre Breslavia y las buenas combinaciones de los polacos hicieron que los que checos se dedicaran a achicar balones, aunque la última línea defensivo demostró en todo momento solvencia.

En el 30′ los de Bilek lograron situarse, controlaron el balón, y comenzaron a llegar balones envenenados al ariete Baros, de nuevo muy poco inspirado, pero que fue capaz de ganar la espalda a los defensas.

Los checos trataron de explotar las lagunas de la defensa polaca en la banda izquierda, con llegadas del lateral Gebre Selasi y el falso extremo derecho Jiracek.

Pero volvió a ser Pilar, por la banda izquierda, el que gozó de más ocasiones, en sociedad con el exosasunista Plasil, y pudo haber desequilibrado el marcador.

La reanudación ofreció un partido abierto, aunque los checos demostraron superioridad, y dejaron cada vez menos espacio a los anfitriones.

El central Sivok pudo haber adelantado en el 65′, tras una falta lanzada desde el borde derecho del área de Tyton.

Y un contragolpe de los checos en el 68′, con disparo final de Baros, que acabó atajado por el cancerbero polaco, fueron muestra de la buena segunda parte checa.

En el 86′, Wasilewski pudo haber batido de cabeza a Cech y devolver la igualada al marcador, pero el balón salió lamiendo el larguero.

Todavía en el tiempo de descuento, Kadlec sacó bajo los palos un balón, cuando Cech ya estaba batido.

La eliminación de Polonia se unió a las de otras tres selecciones que han decidido compartir la organización de la Eurocopa y no libran la fase de grupos.

El nombre de las Águilas Blancas ya figura al lado de Bélgica, Suiza y Austria como aquellos coanfitriones que decepcionan tempranamente a su afición y a las que Ucrania podría unírseles.

Han sido tres las veces que 2 naciones se conjuntan para albergar la justa, Bélgica/Holanda en 2000, Suiza/Austria en 2008 y Polonia/Ucrania en 2012.

De los 6, sólo la Naranja Mecánica le ha dado la alegría a sus seguidores de acceder a cuartos de final, quedando los ucranianos a la espera de conseguir el boleto este martes.

En casa, el representativo belga ganó su primer partido ante Suecia, pero después perdió con Italia y Turquía para entrar en la historia como el primer anfitrión de una Euro que no pasa la fase de grupos, instaurada en 1980.

En 2008 Suiza ganó un partido y perdió 2 para quedar al fondo de su grupo, mientras Austria sólo rescató un punto de los 9 que disputó.

Para no unirse a la lista de malos anfitriones, Ucrania está obligada a vencer a Inglaterra, y así evitará que sus aficionados tengan que buscar otra Selección a la cual apoyar el resto de la Euro.