Desbalance al no haber resultados

Miles demandan la entrega del poder a una autoridad legítima y elegida por el pueblo
Desbalance al no haber resultados
La fe a la religión musulmana no se ha visto afectada en Egipto a pesar de las divisiones políticas.
Foto: AP

El CAIRO, Egipto (EFE).- Los Hermanos Musulmanes volvieron a ocupar ayer la plaza Tahrir para protestar contra las últimas medidas tomadas por la Junta Militar egipcia en un clima de inestabilidad política marcado por el retraso de los resultados electorales.

En la céntrica plaza cairota, donde se encendió la chispa de la Revolución del 25 de Enero de 2011, se concentraron miles de manifestantes entre las tiendas de campaña y jaimas que desde hace tres días utilizan cientos de personas para acampar.

Uno de los congregados, Mohamed Yusuf, de 44 años, aseguró a Efe que llevaba durmiendo en Tahrir desde antes de ayer en una carpa junto a otros veinte activistas y señaló que continuarán la protesta hasta conseguir todas sus reivindicaciones.

“Demandamos la entrega del poder a una autoridad legítima y elegida por el pueblo, la renuncia de los militares y la anulación de la declaración constitucional complementaria”, precisó Yusuf.

Los islamistas y distintos grupos revolucionarios se opusieron a la reciente decisión de la Junta Militar de blindar sus prerrogativas de manera unilateral a través de una serie de enmiendas a la Declaración Constitucional provisional y vigente desde marzo de 2011.

Además, los manifestantes mostraron su rechazo a la reciente disolución del Parlamento egipcio, ordenada por el Tribunal Constitucional y formalizada después por la cúpula castrense que dirige el país de manera provisional desde la renuncia del presidente Hosni Mubarak en febrero de 2011.

Entre puestos de comerciantes que vendían desde agua hasta banderas egipcias y fotos del candidato presidencial de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, los islamistas también se expresaron sobre la convulsa carrera electoral egipcia.

Resonó en la plaza el nombre de Mursi, coreado por los asistentes, que criticaron que la Comisión Electoral retrasara ayer el anuncio de los resultados oficiales de los comicios presidenciales, previstos para hoy, sin ofrecer una nueva fecha.

“Con el atraso de los resultados de las presidenciales, que Mursi ha ganado, la Junta Militar nos quiere llevar a la violencia”, remarcó el miembro de la cofradía Osama Yafar, que insistió en el apoyo de su grupo a la lucha pacífica.