FEMA pide prepararse para la llegada de tormenta Debby

“Debby” irá acompañada de fuertes lluvias y vientos, especialmente en el sureste de Luisiana y el centro oeste de Florida
FEMA pide prepararse para la llegada de tormenta Debby
Personas se desplazan en canoa por las calles inundadas de Tampa, Florida.
Foto: AP

WASHINGTON (EFE).- La Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) de EEUU pidió hoy a los residentes de los estados del Golfo de México estar preparados para la llegada de la tormenta tropical “Debby”, que se dirige hacia la desembocadura del río Misisipi.

La FEMA indicó en un comunicado que está en coordinación constante con sus oficinas regionales y con el Centro Nacional de Huracanes para seguir y vigilar la evolución de la tormenta formada en aguas del Golfo y que amenaza al estado de Florida y Luisiana especialmente.

“FEMA urge a los residentes de todas las áreas a lo largo de la costa del Golfo estar atentos a la evolución de la tormenta debido a que su ruta es incierta, así como la fortaleza que puede adquirir”, indica el aviso.

La agencia federal pide a los residentes que estén atentos a las órdenes de las autoridades locales y a los avisos de la radio, ya que “la historia nos ha enseñado que la marcha de las tormentas puede cambiar rápida e inesperadamente”.

La FEMA señala que un sistema tormentoso como el de “Debby” irá acompañado de fuertes lluvias y vientos, especialmente en el sureste de Luisiana y el centro oeste de Florida.

Debby es la cuarta tormenta tropical más temprana registrada en el inicio de la temporada de huracanes, superada por el huracán Dennis en 2005, que también comenzó como tormenta.

Las autoridades de EEUU ampliaron hoy la zona en alerta ante la posibilidad de una tormenta tropical que tiende a fortalecerse y que ha obligado a suspender la actividad en ciertas plataformas petrolíferas y gasísticas de la zona. Además, está provocando ya fuertes vientos y lluvias en los estados de Florida y Alabama.

Sus vientos máximos sostenidos alcanzan los 95 kilómetros por hora, con ráfagas más fuertes, y su velocidad de desplazamiento se ha incrementado ligeramente. Ahora avanza hacia el noreste (40 grados) a unos nueve kilómetros por hora.