Globovisión paga multa de 2 mdd

Canal aseguró que si no lo hacía le quitaban activos
Globovisión paga multa de 2 mdd
Decenas de personas se manifiestaban frente al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de Venezuela, en apoyo al canal privado Globovisión.
Foto: EFE

CARACAS, Venezuela (AP).- El canal venezolano Globovisión pagó el viernes una multa de más de dos millones de dólares impuesta por los reguladores y la consideró una sanción injusta, aunque la televisora aseguró que no tenía opción luego de que el Tribunal Supremo de Justicia ordenó embargar sus activos.

El canal, que tiene una postura crítica hacia el presidente Hugo Chávez, ha intentado impugnar la multa impuesta por los reguladores a raíz de su cobertura de un motín en una prisión el año pasado.

“Venimos a pagar la injusta y desproporcionada multa”, dijo Carlos Zuloaga, vicepresidente de Globovisión, quien habló afuera del Tribunal Supremo de Justicia junto con otros ejecutivos del canal acompañados de empleados y simpatizantes.

Globovisión pagó la multa un día después de que el Tribunal ordenó un embargo de activos que representaban casi 5.7 millones de dólares propiedad del canal. Zuloaga dijo que la televisora pagó unos 9.4 millones de bolívares, equivalentes a unos 2.2 millones de dólares.

Agregó que el tribunal debería levantar el embargo de inmediato ahora que la multa está pagada. Resaltó que el canal aún tiene apelaciones legales pendientes y dijo que Globovisión continuará la querella.

“Tenemos el deber de mantener a Globovisión abierto”, dijo.

Los reguladores de telecomunicaciones impusieron el año pasado la multa a Globovisión y la acusaron de hacer una “apología del delito”, “alterar el orden público” y promover la intolerancia política durante su cobertura de la intervención del Ejército para terminar con un motín en la prisión El Rodeo.

El director general de la comisión de telecomunicaciones, Pedro Maldonado, dijo en aquel momento que durante cuatro días Globovisión transmitió 18 reportajes emotivos con familiares de los prisioneros y los repitió casi 300 veces, agregando el sonido de ráfagas de disparos en los reportes.

El motín de junio del 2011 se desató luego de que el Ejército realizó una redada en una de las dos prisiones adyacentes en busca de armas. La incursión desató tiroteos que dejaron tres muertos, y el enfrentamiento terminó al realizarse negociaciones luego de 27 días. Las autoridades dijeron que cuatro reos prófugos fueron muertos por los soldados.

Globovisión ha acusado al Gobierno de Chávez de intentar acallar el asunto, y ha dicho que no hizo nada mal. Funcionarios del Gobierno han acusado repetidamente al canal de violar las leyes de transmisión.

Organizaciones activistas de la libertad de prensa condenaron la decisión del Tribunal Supremo.

Reporteros sin Fronteras la calificó como “un precedente muy peligroso para la libertad de información dada la desproporción de la sanción económica, que afecta también la supervivencia de este medio de comunicación”.

Desde su sede de Miami, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) dijo que la decisión del Tribunal venezolano de ordenar un embargo ejecutivo de los bienes de Globovisión es un “flagrante atentado a la libertad de prensa”.

Gustavo Mohme, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, manifestó que se trata de “una sanción desproporcionada que no solo va contra los activos de la televisora, sino contra el derecho de los venezolanos de contar con una fuente informativa independiente”.

“Llama poderosamente la atención que se quiera silenciar a un medio por el solo hecho de cumplir con su papel de informar”, consideró Mohme en un comunicado de prensa distribuido por correo electrónico.

Integrada por más de 1,300 publicaciones del hemisferio occidental, la SIP está dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en el continente americano.

Globovisión, una cadena de 24 horas de noticias, ofrece al candidato opositor Henrique Capriles un medio clave para difundir su mensaje de cara a los comicios presidenciales del 7 de octubre próximo, mientras que la televisión estatal y otros medios de comunicación estatales están en gran parte monopolizados por la cobertura de las apariciones de Chávez y otros actos públicos.

En 2010, Globovisión se convirtió en el único canal opositor a Chávez después de que otra televisora, RCTV, fue obligada a retirarse tanto de la televisión por cable como vía satélite.