Cárceles del condado de LA son las más pobladas en California

Activistas dicen que el sistema de justicia no se enfoca en la rehabilitación y readaptación social.

Varios grupos de manifestantes  insistieron en que no es necesario construir más cárceles.
Varios grupos de manifestantes insistieron en que no es necesario construir más cárceles.
Foto: J.Emilio Flores / La Opinión

En las últimas cuatro décadas la política del sistema de justicia del condado de Los Ángeles ha estado enfocado en el encarcelamiento y no en la rehabilitación y readaptación social, denunciaron ayer activistas que se manifestaron frente al edificio de la Junta de Supervisores.

“Los Ángeles es un adicto al encarcelamiento, a detener a todo aquel que no esté de acuerdo en la forma de solucionar los problemas sociales.”, dijo Kim McGill, organizadora de Youth Justice Coalition (YJC).

Unos cincuenta miembros de diferentes organizaciones como Californians United for a Responsible Budget (CURB), Critical Resistance y L.A. Reintegration Campaign, así como líderes religiosos y maestros, protestaron antes de iniciar la sesión de ayer de la Junta de Supervisores.

Los manifestantes insistieron que se requieren programas sociales y educativos y no cárceles como lo contempla un plan de expansión propuesto por el sheriff Lee Baca que representa un gasto de $2,600 millones.

Christian Chavarría, profesor de una preparatoria en Inglewood, expuso que en vez de construir cárceles, el dinero se debe destinar a la comunidad para abrir oportunidades de empleo y de educación.

A pesar de que la Junta de Supervisores no tenía en agenda discutir algún tema relacionado con el plan de expansión y de que ya se han manifestado en contra de destinar más dinero a la construcción de prisiones, los manifestantes hicieron comentarios públicos al respecto durante la sesión.

Mary Sutton, representante de CURB, una alianza estatal de más de 40 organizaciones, dijo que aún hay temor de que la Junta de Supervisores pueda aprobar el plan de Baca.

“Porque no saben cómo hacer las cosas diferente, siempre han hecho lo que el Sheriff ha querido por años”, dijo Sutton.

“La idea es convencerlos de que ya es tiempo de cambiar las políticas para combatir el crimen”, abundó, “que necesitamos políticas más generosas que prevengan que la gente caiga en prisión, darles servicios, entrenamiento laboral, educación. Si invertimos en ello tendremos menos necesidad de encarcelar gente”.

Los manifestantes insistieron que no es necesario construir más cárceles porque ya hay espacio suficiente como lo han revelado recientes estudios de ACLU y James Austin, los cuales han hecho recomendaciones. Señalaron que ya no se debería encarcelar a la gente por consumo de droga, que es mejor ponerlos en programas de rehabilitación, además de que en Los Ángeles hay personas retenidas hasta por 40 días en espera de ser presentadas ante un juez cuando en el estado el promedio es de 7 días y que hay menores de edad o personas encarceladas por error.

Las cárceles del condado de Los Ángeles que administra el Departamento del Sheriff cuentan con la población más grande de todo el sistema carcelario de California con alrededor de 20 mil reos.

“El sistema está fuera de control”, recalcó Sutton. “No es la dirección en la que debemos ir, necesitamos poner el dinero en la comunidad y detener el síndrome de encarcelamiento que ha habido en los últimos 40 años en Los Ángeles”.