Maestros de Chicago negocian nuevo acuerdo

La Junta de Educación no podría pagar el aumento recomendado para los maestros, de entre 15 y 20% el primer año y 36% en los cuatro años de contrato

La Junta de Educación de Chicago no podría pagar el aumento recomendado para los maestros.
La Junta de Educación de Chicago no podría pagar el aumento recomendado para los maestros.
Foto: Archivo

Chicago.- Las autoridades educativas y el gremio de maestros de Chicago reanudaron hoy las negociaciones para intentar llegar a un acuerdo sobre el nuevo convenio colectivo que evite la convocatoria de una huelga en la enseñanza pública.

Tanto la Junta de Educación de Chicago como el Sindicato de Maestros (CTU) rechazaron ayer las recomendaciones de un mediador independiente que fue convocado después de nueve meses de negociaciones infructuosas.

La Junta dijo este miércoles que no podría pagar el aumento recomendado para los maestros, de entre 15 y 20% el primer año y 36% en los cuatro años de contrato.

Los docentes, por su parte, si bien reconocieron que el mediador los favorecía con las recomendaciones resolvieron en asamblea aceptar menos dinero a cambio de seguridad laboral y que se les escuche en los planes para implantar un día y año escolar más extensos.

La seguridad laboral y un reclamo sindical de que sean contratados de nuevo los docentes despedidos cuando haya vacantes en el futuro, no fueron contemplados en el informe del mediador.

Karen Lewis, presidenta del CTU, dijo hoy que van a “moderar nuestras demandas salariales” si logran “propuestas más aceptables para el próximo año”.

El director ejecutivo de las escuelas públicas, Jean-Claude Brizard, dijo que los planes para extender el día y año escolar seguirán adelante, a pesar del déficit de presupuesto del distrito y de los reclamos salariales de los maestros.

El comité ejecutivo del CTU ha sido autorizado por la asamblea de maestros a realizar una huelga si no hay acuerdo, aunque las leyes vigentes los obligan a negociar durante un mes más antes de llegar a ese extremo.

Se trataría de la primera huelga desde 1987 en las escuelas públicas de Chicago, que tienen 409.000 alumnos, de los cuales el 40 por ciento son hispanos. EFE