El mejor aliado contra el cáncer infantil

Un psicooncólogo puede ayudar a los pequeños a comprender mejor su situación y enfrentarla.
El mejor aliado contra el cáncer infantil
El pequeño Sammy sufre de leucemia y necesita su medicamento.
Foto: J. Emilio Flores / La opinio

Cuando un niño enfrenta la noticia de que padece algún tipo de cáncer, es el momento de buscar especialistas quienes brinden su conocimiento y compañía para librar la batalla con éxito.

Por esta razón, es importante no sólo apoyarse del oncólogo pediatra, también de un experto que puede hacer la diferencia durante el tratamiento: El psicooncólogo.

La Psicooncología es la sub-especialidad que surge de la asociación de la psicología y la psiquiatría, con la oncología, cuyos objetivos son la atención, enseñanza y la investigación de los aspectos psicológicos, sociales, culturales, espirituales y religiosos de los pacientes con cáncer y su repercusión ante los tratamientos oncológicos, de la familia del paciente, así como del síndrome de desgaste profesional y emocional del equipo terapéutico en oncología.

Uno de los objetivos principales es dar respuesta a la necesidad de atención profesional por un personal entrenado en oncología (psicooncólogo) que permita y promueva la comunicación y una buena relación entre el médico oncólogo, el paciente y la familia.

Los tratamientos para el cáncer, como la cirugía, quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia resultan ser sumamente agresivos, por lo tanto la toxicidad es la reacción común del paciente, quien presenta respuestas como miedo a la deformación de su cuerpo y a morir.

Esto conlleva a problemas de baja autoestima, ansiedad, irritabilidad, somnolencia, depresión, cambios de conducta, confusión mental, lo que en ocasiones genera el abandono del tratamiento por falsas creencias, que se resuelven con información y apoyo.

Además, brindan soporte para el manejo psicológico de los daños físicos como son alteración de la imagen corporal, náusea, vómito, caída de cabello, fatiga, anorexia, neuropatía periférica (un tipo de dolor en cualquier parte del cuerpo de tipo ardor o toque, esto es por daño a la raíz nerviosa de alguna parte del cuerpo), diarrea, pérdida de peso, neurotoxicidad del tratamiento, es decir, un efecto secundario de la quimioterapia o radioterapia sobre el sistema nervioso central, entre otros.

La labor del psicooncólogo es fundamental, ya que escucha, entiende, conoce, orienta, informa, atiende y acompaña al paciente en las alteraciones que surgen a partir del diagnóstico de cáncer, y esto lo hace durante el proceso de tratamiento oncológico.

Existen varias alternativas de tratamiento como la psicoterapia breve, de apoyo, esclarecimiento, técnicas cognitivo-conductuales, técnicas de relajación, técnicas de desensibilización sistemática, hipnosis y psicoterapia de pareja, de familia y de grupo, obteniendo resultados favorables.

La mejor forma de enfrentar el proceso será con la ayuda de su familia, así como de todo el equipo de salud que buscará siempre llevarlos a un final exitoso y regresarlos a su vida social y familiar con una integridad total.

*José Méndez, coordinador del servicio de Psicooncología, Instituto Nacional de Pediatría (INP).

Colaboración de Fundación Teletón México

“Conocerte a ti mismo, esculpe tu carácter”.

Bojorge@teleton.org.mx