Espíritu olímpico en Los Ángeles

La ocasión reúne a integrantes del grupo Olímpico de California
Espíritu olímpico en Los Ángeles
Paul Gonzáles es campeón olímpico de boxeo peso mosca; participó en los Juegos Olímpicos de LA en 1984.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

¿Qué tienen en común un boxeador de la categoría de peso mosca, varios atletas, un participante en carrera de relevo y un nadador? Algo muy sencillo: Todos han participado en los Juegos Olímpicos, con la obtención de algunas medallas entre ellos.

Como cada cuatro años, los Juegos Olímpicos crean expectativas entre el público en general pero, entre aquellos que han sido participes de estos eventos, despierta en ellos la emoción de los recuerdos de cuando fueron protagonistas.

En medio de la algarabía que desata la inauguración de los Juegos Olímpicos de Verano Londres 2012, un grupo de excompetidores se reunieron ayer en el Barney’s Beanery de Westwood para recordar tiempos pasados y recaudar fondos para apoyar a las futuras promesas olímpicas.

El evento reunió a participantes de diversas áreas deportivas que han estado en Juegos Olímpicos que se remontan hasta el año d 1948. Entre ellos se destacó Paul Gonzáles, campeón olímpico de boxeo peso mosca que participó en la Olimpiada de Los Ángeles 1984 y obtuvo medalla olímpica en su categoría.

“No existen palabras, adjetivos o pronombres que describan la emoción que se siente al participar en los Juegos Olímpicos”, dijo Gonzáles, quien trabaja actualmente en el Departamento de Parques y Recreación del Condado de Los Ángeles. “Es increíble la experiencia cuando se esta allí y lo que ha luchado para llegar hasta allí”.

Los deportistas que acudieron al evento de ayer pertenecen al grupo de los Olímpicos del Sur de California (SoCal Olympics), fundado en 1904 poco después de la Olimpiada que se celebro en San Louis, Missouri.

La misión del grupo es promover el espíritu de los Juegos Olímpicos en el sur de California. El grupo también lleva a cabo eventos para recabar fondos para distintas causas; además visitan hospitales y escuelas para dar charlas y sirven de mentores a jóvenes de la comunidad.

“Hay que creer en uno mismo”. Dijo Cathy Marino, presidente del grupo y quien participó en la Olimpiada de 1988 y 1996 en el equipo de kayak y además llevo la antorcha olímpica en los Juegos de 1996 en Atlanta. “Nunca hay que dejar que otros te digan que no puedes lograr tus metas. Solo hay que tener fe y seguir adelante”, destacó.

Durante la reunión, Andrew Strenk, quien obtuvo medalla de oro en natación en los Juegos Olímpicos de 1968, presentó a cada uno de los representantes de deporte, destacando su actuación durante los mismos. Los deportistas asistieron vistiendo sus uniformes olímpicos.

Posteriormente Paul Gonzáles tuvo el honor de sostener la antorcha en sus manos mientras ésta era encendida para luego pasarla a los atletas. El campeón olímpico destacó su orgullo de pertenecer a un grupo que trabaja como una familia y que se reúne para ayudar a los demás.

“Hay que mantener los sueños. No hay que rendirse”, dijo Gonzáles refiriéndose a lo que pueden hacer los jóvenes para triunfar en la vida. “Mucha gente duda de los sueños de otros, pero si se cree en uno mismo, si se cuenta con personas como una familia que te apoya, se puede lograr lo que sea”, sostuvo.