Sinaloa pierde a funcionario

Alejandro Osuna Ríos es abatido a tiros

CULIACÁN, México (EFE).- Un grupo de personas armadas atacó el viernes delante de su domicilio al jefe de seguridad del Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas del Delito de Culiacán, Sinaloa, en el noroeste de México, informaron ayer fuentes policiales.

El funcionario de prisiones Alejandro Osuna Ríos, de 36 años, fue abatido de varios disparos por los delincuentes cuatro meses después de haber asumido el cargo.

Los primeros datos del hecho indican que Osuna Ríos se encontraba enfrente de su casa junto a su esposa e hijo cuando fue sorprendido por varios sujetos no identificados que llegaron a bordo de dos camionetas a la calle Manantial de la Esperanza, en la zona de Villas del Manantial, y le atacaron.

Peritos de la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa (PGJS) recogieron en el lugar del homicidio 44 casquillos y un cargador para AK-47 así como el arma del agente.

El funcionario, que acababa de comenzar sus vacaciones, no tuvo tiempo siquiera de desenfundar su pistola, de 9 milímetros, y hacer frente a sus agresores.

El crimen es uno más de la ola de violencia ligada con la delincuencia organizada que se ha desatado en México y que desde fines de 2006 le ha costado la vida a más de 50 mil personas, en su mayoría en enfrentamientos entre grupos criminales, ataques de los carteles o choques entre estos y las fuerzas de seguridad.