Bajo la sombra del papá

Alexander Acha desea ser reconocido por sus logros y no por ser hijo de Emmanuel
Bajo la sombra del papá
Acha acaba de presentar una nueva edición de su segundo trabajo discográfico, que nombró 'La vida es... Amor sincero'.
Foto: EFE

MÉXICO, D.F.- Aunque un día le gustaría ser conocido por sus propios logros en la música y separarse del apelativo de “hijo de Emmanuel”, Alexander Acha reconoce que nunca podrá dejar de ser conocido así porque su padre “es un grande”.

“Si él fuera una cosa chiquita en el mundo de la música a lo mejor nadie diría ‘el hijo de’, pero mi papá es un grande y entonces eso no se va a ir de mi vida”, dijo el artista en una reciente entrevista en México.

Así, reconoce el joven de 27 años, aunque lograra triunfar y “fuera más grande que él”, no importaría, siempre sería conocido por ser su hijo.

“No me molesta, al revés, me recuerda quién es mi padre”, apuntó refiriéndose a uno de los artistas más exitosos de la música mexicana, autor de conocidos temas como Chica de humo o Bella Señora.

“Hablo mucho con él, me da consejos, me mima, me calma porque a veces me quiero comer el mundo de un bocado y me acelero, me desboco, pero mi papá me frena, disfruta conmigo mis éxitos y se compadece de mis fracasos, es un gran compañero, un gran amigo, mi confidente y mi cómplice”, comentó.

Con dos discos en el mercado, Acha presentó el pasado lunes una nueva edición de su segundo trabajo, titulado La vida es… Amor sincero, en la que añade seis pistas y un DVD, y que salió a la venta en México el pasado 26 de junio.

Quien fuera ganador del premio Grammy Latino en 2009 al artista revelación, Acha interpreta una canción con su padre, Vida, y apuntó que aunque ahora no es el momento, un día le gustaría hacer una disco completo de duetos con él.

El artista confiesa que ser hijo de Emmanuel le ha facilitado el trabajo, le ha abierto muchas puertas, es “un anzuelo”, pero que luego ha tenido que trabajar más de lo normal para demostrar que lo suyo no es solo el nombre.

“Sí, eso tiene una responsabilidad. Ser hijo de Emmanuel y haber aprendido todo eso desde niño pues tiene que tener un fruto, tienes que estar a la altura de lo que representa tu vida”, apuntó el joven.

Por eso no se conforma y estudia; ahora está tomando un curso de música en Valencia, en el campus de la Berklee College of Music abierto el pasado año, y trabajando en su nuevo álbum, que le gustaría grabar en estos estudios y tenerlo listo para finales de este año.

En cuanto a sus sueños, está el de “triunfar, tener miles de éxitos, que la gente se vuelva loca con mi música y yo también con ellos, hacer muchos conciertos por todos lados y tener una familia unida y numerosa”, dijo.

Es decir, ¿ser como su padre? “Sí, él es una de las personas que ha logrado todo eso”, confesó el artista, que con solo 27 años ya arrastra un divorcio a cuestas producido, según medios especializados en corazón, porque prefería irse con Emmanuel de gira antes que llevar a su esposa.

Raúl Alexander Acha Alemán es el nombre de pila de este joven, que nació el 25 de enero de 1985 en la Ciudad de México.

Desde la edad de cinco años comenzó a estudiar música.

En el 2008 lanzó al mercado su primer álbum que tituló Voy y le dio un disco de oro por ventas en su país natal.