Necesita salud y ayuda “El Gallito de Manatí”

El intérprete, de 74 años, no ha podido grabar un disco que le permita ofrecer nuevas presentaciones al tiempo que genera ingresos
Necesita salud y ayuda “El Gallito de Manatí”
José Miguel Class, “El Gallito de Manatí”, se mantiene positivo ante su enfermedad.
Foto: INS

San Juan – El legendario cantante puertorriqueño José Miguel Class, “El Gallito de Manatí”, atraviesa por un complicado cuadro de salud debido a un padecimiento diabético que ha derivado en complicaciones renales que obligarán a someterle a un trasplante de riñones.

El intérprete, de 74 años, explicó a la agencia Inter News Service (INS) que el uso constante de un medicamento para la diabetes que un médico le había indicado que no tenía efectos secundarios en los riñones, al final derivó en problemas renales que lo tienen con un pie en el quirófano.

“Ahora estoy en manos de un nefrólogo, el doctor Guerra, en el hospital Auxilio Mutuo porque tengo los dos riñones fallando mucho; me pusieron una fístula en el brazo izquierdo para limpiar la sangre sin necesidad de hurgarme constantemente en las venas”, manifestó el vocalista, que lleva un cabestrillo.

El problema que tiene ahora artista es que mientras espera por entrar al quirófano cuando aparezca un riñón compatible debe tener ciertos ahorros económicos para solventar aquellos gastos médicos que no cubre el seguro, ya que en principio sus ahorros se vieron menguados por el costo semanal de $1,500 de una inyección que le requería su tratamiento.

El Gallo de Manatí afirma que el plan médico le cubre la generalidad de los gastos en que incurre por su padecimiento pero que, tal como le aconsejaron, abrirá una cuenta en el Banco Popular para quienes deseen hacer alguna contribución que lo ayude en este sentido.

Escúchalo interpretando “El matrimonio”:

“El plan médico cubre mi operación y si se trata de una persona que va a donar, también. Pero después vienen gastos en medicamentos que superan los $1,000 mensuales”, informó el cantante con gran pudor, porque “no quiero que la gente piense que estoy pidiendo para otros propósitos”.

Este problema nefrítico, que se ha agudizado por el daño en sus dos riñones, se le ha agudizado en los últimos cinco años, cuando sufrió un primer fallo, aunque le comenzó hace una década.

En medio de esta situación, sus ahorros los ha gastado en medicamentos y las oportunidades de realizar presentaciones han disminuido de una forma considerable, entre otras cosas porque desde hace mucho no graba un disco que pudiera servirle como vehículo de promoción después de dedicar 67 años de su vida a la música, ya que comenzó a interpretar música jíbara en la niñez, la que cambió por la canción ranchera, al punto que figuras mexicanas como Antonio Aguilar y Flor Silvestre llegaron a grabar su composiciones..

“Hace más de un año que no realizo una presentación en Puerto Rico, y acepté un show en septiembre en Hormigueros”, confesó el intérprete de “Quiéreme en vida”, quien ha grabado unos 160 discos, según el coleccionista Richie Viera, y se ha presentado en distintos escenarios de Estados Unidos, México, Colombia y República Dominicana.

José Miguel Class tiene prevista para el próximo 15 de agosto una cita médica en la Oficina de Pretrasplante II del hospital Auxilio Mutuo, donde conocerá detalles referentes a los pasos que seguirá hasta su operación, según relató acompañado de su esposa Dony Nazario, con la que lleva 40 años de matrimonio a pesar de su fama de enamorado y con la cual procreó dos hijos, Mariadonis y José Carlo. El cantante también es padre de José Miguel, Mayra Ivelisse, Leoncio Miguel y José.

Por encima de la angustia que le produce la inestabilidad económica en medio de su quebranto renal, el cantante dijo a la agencia INS que “por lo demás estoy bien”, evidenciando el optimismo que lo mantiene de pie en medio de la adversidad.