Ve reducción al presupuesto

Su supervivencia, como municipalidad, 'está en juego'

JURUPA VALLEY (AP).- La municipalidad de California más recientemente reconocida como tal podría encontrarse en la quiebra dentro de un año ya que el estado le retiró casi la mitad de su presupuesto.

Jurupa Valley, una localidad del condado de Riverside, perdió 6.5 millones de dólares (de los 14.6 millones que había en su presupuesto) cuando la Asamblea Legislativa de California votó el año pasado para quedarse con los fondos provenientes de tarifas de licencias de vehículos que solían destinarse a nuevas municipalidades.

“Nuestra supervivencia está en juego”, le dijo la alcaldesa Laura Roughton al diario Los Angeles Times. “Necesitamos recuperar los fondos”.

La comunidad de la zona, compuesta por unas 100 mil personas, fue incorporada al condado de Riverside en marzo de 2011; se trata de una extensión de zonas residenciales de rápido crecimiento situada al este de Los Ángeles.

Muchas otras ciudades de California se enfrentan a dificultades como resultado de la crisis financiera de 2008 que hizo desvanecer las recaudaciones impositivas. Stockton, Mammoth Lakes y San Bernardino han declarado ya su insolvencia.

A diferencia de esas comunidades, Jurupa Valley no tiene grandes exigencias presupuestarias para las escuelas, las pensiones de los empleados, los servicios públicos y los proyectos de construcción. Cada empleado es contratado, incluyendo al encargado municipal, y el condado y las agencias estatales se encargan de los servicios de la policía y los bomberos.

Lo que puede causar serias dificultades para Jurupa Valley es la pérdida de los fondos por las recaudaciones impositivas del estado por los vehículos, que solía ofrecer ayuda financiera hasta que las nuevas municipalidades fueran más sólidas.

La Asamblea Legislativa votó desviar esos fondos para subsidiar un programa del orden público local que previamente era financiado con fondos generales del estado.

Un proyecto de ley para restablecer esos fondos a las nuevas municipalidades se ha demorado en la Asamblea Legislativa.

El recorte también afectó negativamente a las otras tres municipalidades más recientes de California, también ubicadas en el Condado Riverside. Menifee perdió 3.8 millones, Eastvale perdió 3 millones y Wildomar perdió 2 millones de dólares.

Wildomar, que contrata servicios de policía del condado, se vio obligada a recortar la cantidad de agentes.

“La única forma de sanearlo era en la seguridad pública”, señaló Frank Oviedo, encargado municipal.

Las autoridades de Menifee, Eastvale y Wildomar afirman que sus municipalidades sobrevivirán, pero los observadores tienen sus dudas.

“No sé cómo cualquier municipalidad nueva podrá salir adelante”, señaló Michael Coleman, asesor fiscal de la Liga de Ciudades de California. “¿Jurupa Valley? Creo que tiene quizás un año, después se darán por vencidos”.

“Es que ni siquiera hemos tenido la oportunidad de comenzar”, dijo Don Davies, que ayudó a liderar las medidas para convertir a Jurupa Valley en ciudad.

En California se ha observado previamente a otras ciudades desaparecer.

El poblado desértico de Cabazón en el Condado Riverside, que se desincorporó en 1972, y el pequeño pueblo de Hornitos ubicado en el Condado Mariposa al Norte de California, cerró sus operaciones en 1973, después de 122 años de funcionar como ciudad.