Carlos Irizarry pasa de la riqueza política a la pobreza

El puertorriqueño hizo historia en el 2006 al convertirse en el primer hispano electo en Kissimmee
Carlos Irizarry pasa de la riqueza política a la pobreza
Carlos Irizarry ha conseguido refugio en la heladería tropical "Los Coquitos" en Kissimmee.
Foto: Iza Montalvo / La Prensa

La heladería tropical “Los Coquitos” en Kissimmee ha sido por los pasados seis meses un refugio espiritual para Carlos Irizarry, un puertorriqueño que hizo historia en el 2006 al convertirse en el primer hispano electo en la ciudad de Kissimmee.

De la noche a la mañana, el exfuncionario público de 57 años, primo de Roberto Vigoreaux, exsenador en Puerto Rico y productor de televisión, se encontró sin un techo donde pasar la noche, viviendo de cupones de alimentos y sin deseos de vivir.

Sin titubear, Irizarry se culpa a sí mismo por su suerte, aunque rechaza que parte de su infortunio sea el resultado de una aparente infidelidad o de las alegaciones que una vez enfrentó ante la justicia de sacar una pistola durante una discusión con su exesposa, Delia, de la que se encontraba separado al momento de su arresto el pasado 27 de mayo del 2010.

Mucho más delgado, aunque con buen sentido del humor, el exoficial electo se confesó durante una entrevista exclusiva con La Prensa, un hombre cambiado al cristianismo, aún esperanzado en retomar su carrera en el servicio público o la política en un futuro no muy lejano.

¿Qué lo llevó a las calles? ¿Dónde dormía y se bañaba? ¿Cómo ha cambiado su vida en los últimos 6 meses? ¿Cuáles han sido las lecciones aprendidas? ¿Qué le depara el futuro? No se pierda esta semana la historia completa en nuestra próxima edición impresa.

iza.montalvo@laprensaorlando.com