Elevar los impuestos podría ser salvavidas

Muchas de ellas se han visto obligadas a declararse en emergencia fiscal
Elevar los  impuestos podría ser salvavidas
Ricardo Peralta y Catherina White juegan en un parque de Stanton, al que se le donaron fondos.
Foto: AP

STANTON (AP).- En algunas ciudades de California donde hay serias dificultades económicas y se buscan maneras para resolver tales problemas se observa una nueva tendencia: los gobiernos locales declaran emergencias fiscales para poder lograr que rápidamente se incluyan iniciativas de aumentos impositivos en la hoja de votación de noviembre.

Diversos funcionarios se han inclinado en la mayoría de los casos por un aumento en el impuesto local a las ventas. Pero también hay propuestas para aumentar los impuestos en los servicios públicos, en los terrenos y, en la ciudad de El Monte -situada en el área de Los Ángeles-, se está considerando un impuesto para las bebidas endulzadas.

La solicitud de quiebra que tramitó Stockton el mes pasado, seguida prontamente por la de petición de Mammoth Lakes, y luego la repentina declaración de emergencia fiscal por parte de San Bernardino (y su plan para presentar una solicitud de quiebra), llamó la atención respecto a un tema cada vez más sonado: ciertas comunidades azotadas por la crisis económica e incapaces de controlar los costos ahora se encaminan hacia la insolvencia.

Julio Morales, director financiero de El Monte, señaló que San Bernardino es un llamado de atención: la semana pasada las autoridades locales se declararon en emergencia fiscal despejando el camino para incluir una pregunta en la boleta electoral que consulte a los residentes si desean aprobar un impuesto de un centavo por cada onza que se encuentre en las bebidas endulzadas. Las autoridades locales consideran que ese impuesto podría ayudar a que se recauden hasta siete millones de dólares por año.

“No queremos esperar, como San Bernardino, y decir, ‘No podemos pagar la nómina’”, señaló Morales.

La Miranda, Fairfield y Culver City son algunas de las comunidades que se declararon en emergencia fiscal este año e incluyeron medidas para aumentar los impuestos en sus hojas de votación. La comunidad de Stanton, en el condado Orange, se declaró en emergencia fiscal y logró incluir en la boleta electoral de junio una consulta para establecer un impuesto a los servicios públicos, pero los votantes la rechazaron. Ahora la municipalidad quiere intentarlo nuevamente en las elecciones de noviembre.

Es muy poco frecuente y quizás sin precedentes que tantas ciudades se declaren en crisis financiera en un período de tiempo tan corto.

“Es algo relativamente nuevo y una señal de desesperación”, afirmó David Brunori, profesor de política de la Universidad George Washington, quien se especializa en políticas impositivas y estudió las finanzas de California a nivel estatal y local.

Una “emergencia fiscal” exige que voto por unanimidad del Gobierno de la comunidad, que generalmente es el concejo municipal. Este tipo de declaración les permite a las municipalidades presentar con más rapidez la consulta impositiva a los votantes, en vez de esperar hasta dos años para las próximas elecciones locales.

Por ello muchas municipalidades están eligiendo este camino, lo que hace que David Kline, portavoz de la Asociación de Contribuyentes de California, especule que algunos líderes locales estarán dando “una falsa alarma”. Supuso que algunas autoridades están declarado un estado de “emergencia” porque hacerlo aumenta la probabilidad de aprobar una consulta impositiva y les ayuda a evitar recortes aún mayores.

“Si la municipalidad tiene antecedentes de mala gestión de fondos y no hace nada para controlar el gasto -lo que causa que ahora esté casi en quiebra-, los votantes probablemente no se inclinen a darles más dinero”, dijo Kline. “Pero si la municipalidad puede demostrar que se sufrió el impacto de los cambios económicos, entonces los votantes pueden llegar a ser más tolerantes”.

En este momento existe una gran oposición al aumento de los impuestos en California, lo cual se basa en parte en la creencia de que las autoridades no usarán los fondos sabiamente. Esto ayuda a explicar porqué el aumento en el impuesto estatal de los cigarrillos fue rechazado en junio.

Las autoridades locales que apoyan los aumentos impositivos consideran que los residentes accederán a la necesidad de tener más fondos en vez de recortes presupuestarios. Pero la iniciativa impositiva que planteó el gobernador de California, Jerry Brown, minimiza las probabilidades de los aumentos en los impuestos locales:L esta propone aumentar el impuesto a la renta de las personas que ganan más de 250 mil dólares al año, además del impuesto a las ventas un cuarto de centavo. Brown advirtió que se harán más recortes a nivel estatal si su plan no se aprueba en las próximas elecciones.

Es de conocimiento popular que los votantes tienen más tendencia a aprobar impuestos a nivel local. Pero una gran cantidad de medidas relacionadas a los ingresos en la boleta electoral de noviembre podría agobiar a los electores.

“Yo creo que los votantes van a rechazar los aumentos impositivos en todos los niveles gubernamentales”, señaló Brunori. “No es que estén en contra del Gobierno. No lo están, pero lo que realmente rechazan es un mal gobierno”.

Los votantes de Stanton rechazaron el aumento impositivo el mes pasado, lo que provocó recortes en el personal de la policía y los bomberos. Un cartel que se localiza en la entrada de Hollenbeck Park, una franja larga y angosta que se extiende debajo de importantes líneas eléctricas y que cuenta con bancos y un colorido parque de juegos , dice: “El parque está cerrado debido a recortes presupuestarios – No se permite la entrada sin autorización”.

Carol Jacobs, encargada municipal, señala que los recortes a la policía y a los bomberos casi sanearon el presupuesto de la municipalidad. Esto es una gran mejora en comparación con el comienzo de este año, cuando Jacobs advirtió a la municipalidad que con el tiempo podría enfrentarse a la quiebra debido al descenso en las recaudaciones impositivas.

Pero Jacobs dijo que Stanton necesitará más dinero los próximos años, y que incluir una consulta impositiva a los votantes es más responsable que retrasar cualquier medida hasta agotar todas las reservas de la municipalidad.

“Es como esperar a buscar trabajo después de haberse gastado todos los ahorros y perder la casa en una ejecución hipotecaria”, señaló.

Consultar a los votantes sobre un aumento impositivo también conlleva cierto riesgo, señaló Roy Ulrich, que enseña política impositiva y comunicaciones en la Facultad Goldman de Políticas Públicas de la Universidad de California, Berkeley.

“Las autoridades electas también están sujetas a la aprobación de los votantes, y si continúan pidiendo aumentos impositivos que son rechazados, sus propios cargos correrán peligro”, afirmó. “Los votantes pueden enfadarse y decir: ‘No intentaron recortar los gastos, solo nos piden aumentar los impuestos’”.