El poder de los hispanos

La capacidad de compra de los latinos es vital para la economía
El poder de los hispanos
El poder adquisitivo de los hispanos se ha convertido en un verdadero motor económico.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Si la actual economía en Estados Unidos se beneficia substancialmente de los hispanos, su futuro dependerá de éstos, y las empresas que no lo entiendan así se perderán la oportunidad de obtener su parte de los 1,500 billones de dolares que tendrán de poder de compra tan pronto como en 2015.

Para concluir una cumbre de tres días en la que representantes de las grandes cadenas minoristas analizaron las tendencias del mercado hispano en este país, la firma The Nielsen Co, presentó su reporte “El estado del consumidor hispano 2012” en el que indica que los latinos son un componente fundamental para el éxito de los negocios y no un nicho que va de un lado a otro.

De acuerdo con el reporte de Nielsen, los latinos no son ya un segmento de la economía, sino un elemento prominente en todos los aspectos de la vida Americana.

“El rápido crecimiento de la población latina persistirá, aún si la inmigración es completamente detenida”, indicó Mónica Gil, vicepresidenta ejecutiva de relaciones públicas y gubernamentales. “Los latinos han amasado un poder de compra significativo contrario a lo que se percibe”, dijo Gil. “Esta información confirma lo que muchos analistas de mercado han sabido desde hace tiempo, pero para algunos esta es una llamada de alerta sobre un cambio que está aquí para quedarse”.

“Esto significa para sus marcas que si no incluyen a los hispanos no podrán sobrevivir”, señaló Gil ante los minoristas que asistieron a la cumbre.

Los latinos gastamos más en comida –un 33% en huevos, por ejemplo- y cuando salen a comer llevan a toda la familia; los hombres hispanos gastan un 7% más en ropa que los no hispanos; van más al cine y compran más comida y ropa de bebé.

Algunas compañías transnacionales como Procter & Gamble, General Mills, Uniliver, Coca-Cola y Walmart tienen claro que los latinos en Estados Unidos son un mercado imperante para su crecimiento. Un ejemplo de ello son sus inversiones en proyectos como “Qué Rica Vida” de General Mills.

“En la economía actual, los minoristas tienen mucho en sus mentes –mantenerse competitivos, atraer clientes a sus tiendas, alcanzar las metas de ganancias a corto plazo y continuar creciendo”, indicó Diana Bold, directora de Merketing en ID Media, de Interpublic Group, una agencia de medios.

Y es que, aun cuando la inmigración se ha reducido, los hispanos son el grupo demográfico de mas rápido crecimiento y se espera, según los datos de Nielsen, que entre 2010 y 2015 aumente en un 16%, y a pesar de la recesión, el numero de familias que tienen un ingreso de $50,000 dólares o más está creciendo.

Segun Nielsen, la población hispana ha rebasado ya los 52 millones y para los próximos cinco años, representará la mayoría. Los hispanos tenían un poder de compra combinado de 1,000 billones de dolares, y en sólo tres años más (en 2015) la cifra será de 1,500 billones de dólares, o sea un crecimiento del 50%.

Pero para llegar a este mercado no se trata de traducir anuncios publicitarios al español, un error que han cometido muchas empresas, sino de entender su cultura.

“Quienes hacen las estrategias de mercado deberían de vernos simplemente como somos y no como esperan que seamos”, dijo Gil. “Somos un mercado muy conectado a través de teléfonos celulares, usamos la internet y enviamos más mensajes de texto que la población en general”.

Por mucho tiempo, tratando de entender al mercado hispanos, quienes se dedican a la publicidad han batallado en determinar si son “latinos” o “hispanos”; si deben dirigirse a los mexicanos de Los Ángeles, a los cubanos de Florida o los puertoriqueños de Nueva York, ahora, eso ya no importa de acuerdo con el reporte de Nielsen.

“No somos un mercado tan complejo”, explica Gil, “lo que importa es el lenguaje y la cultura”.

Hasta las empresas han desarrollado estrategias de publicidad para los latinos que hablan español y otra los que hablan inglés, “pero el espacio de crecimiento está en el bilinguismo”.

“Es importante que entiendan nuestra cultura, que vivimos en dos mundos, no geograficamente”, concluyo Gil.