Si pagan impuestos, no los deportanSi pagan impuestos no los deportan

Legisladores aprueban varias medidas que tendrán gran impacto en la comunidad inmigrante, además de reformas a las pensiones de los empleados públicos

Si pagan impuestos, no  los deportanSi pagan impuestos no  los deportan
Los inmigrantes que podrían calificar para este programa tendrían que probar no ser sospechosos de terrorismo.
Foto: Archivo / La Opinión

SACRAMENTO.- Al cierre del ciclo legislativo, la Asamblea de California aprobó una medida que establece un programa voluntario administrado por el Departamento que permitiría a ciertos inmigrantes, pagar impuestos al estado a cambio de no ser deportados ni ser penalizados por trabajar.

Si esta medida SB901 es convertida en ley por el gobernador Jerry Brown, no entraría en vigor, si el estado no recibe una exención del gobierno federal.

“Sería una nueva fuente de ingresos para el estado por 325 millones de dólares ya que tenemos dos millones de inmigrantes indocumentados que podrían calificar, y además su información no sería compartida con migración”, dijo durante

el debate en la Asamblea, el demócrata de Los Ángeles, Felipe Fuentes, coautor de la SB901 junto con el líder del Senado, el demócrata de Sacramento, Darrell Steinberg.

Los inmigrantes que podría calificar para este programa tendrían que probar no tener sentencias por delitos y no ser sospechosos de terrorismo, así como que dominan el inglés o lo están aprendiendo; no ser una carga pública y haber vivido en California desde enero de 2008. Además de pagar un cobro no especificado y tener un número federal individual de impuestos (ITIN).

“Me encantaría tener los impuestos de los indocumentados que son títeres de dos gobiernos fracasados, pero no voy a votar por esta medida, porque socava nuestra república”, dijo el asambleísta republicano de Hesperia, Tim Donnelly.

La asambleístra republicana Dana Harkey de Laguna Niguel opinó que este proyecto de ley, no ayuda a nadie pues ya muchos indocumentados declaran impuestos. “Es un intento fragmentado”, consideró.

Incluso el asambleísta demócrata de Whittier, Charles Calderón se opuso con vehemencia ya que dijo que el estado no obtendría el dinero contemplado en impuestos, y los indocumentados terminarían pagando más que cualquiera con la espera de no ser deportados. “Es un proyecto de ley malo”, remató.

Pese a las críticas, la medida fue aprobada en la Asamblea con 42 a favor y 29 en contra.

Al cierre de este ciclo legislativo, los legisladores habían logrado enviar al escritorio del gobernador, varios proyectos de ley que de hacerse ley, tendrán un gran impacto en la comunidad inmigrante como el de las licencias de manejo a los estudiantes soñadores que califican para el programa Acción Diferida.

Pero también proyectos como la AB889 que dará derechos laborales básicos para las trabajadoras domésticas; la AB1855 pondría fin a los abusos laborales a los trabajadores de las bodegas del Sur del Estado. La AB1981, el Acta de Confianza limitaría la acción de la policía local de mantener bajo custodia, para las autoridades de migración, a los inmigrantes que son indocumentados.

La AB2676 haría un crimen menor, con cárcel y multas para los patrones que no provean agua y sombra a los trabajadores del campo. Y la AB1313 autorizaría que los trabajadores del campo recibieran pago de horas extras cuando trabajen más de ocho horas.

Por otra parte, tanto la Asamblea y el Senado aprobaron una reforma a las pensiones de los empleados estatales y locales contenida en el proyecto de ley AB340 del asambleísta demócrata Warren Furutani.

“Con un fuerte apoyo bipartidista, la legislatura aprobó la más grande reducción de las pensiones públicas de la historia de California. Este paquete de reforma de gran alcance, ahorrará el estado miles de millones de dólares y hará el sistema de jubilaciones más sostenible a largo plazo”, expuso.