Tus metas, sus metas y las de los dos

Tus metas, sus metas y las de los dos
Define tus metas y las de tu pareja.
Foto: Foto Photos.com

Voy a comenzar con un corto relato: había una vez una pareja que estaba tratando de empujar un piano a través del umbral de una puerta. Después de un tiempo de esfuerzos y sin ningún resultado, le dice él a ella: “¡Qué va, nunca podremos entrar este piano al cuarto!”. A lo que ella le respondíó: “¿Entrarlo? ¡Yo estaba tratando de empujarlo hacia afuera!”. Créelo o no, esta historia tiene mucho significado cuando se trata de la comunicación entre parejas acerca del dinero.

Muchas veces tal vez sabemos que platillo le gusta, cual es su color preferido y a donde ir para celebrar su cumpleaños, pero en realidad no tenemos ni la menor idea de las metas personales de nuestra pareja, y mucho menos de las metas que podríamos alcanzar entre los dos si “empujamos” ese piano en la misma dirección. Para hacerlo, aquí tienes unos simples pasos que te ayudarán a tener bien claras tus metas, las de él y la de los dos:

Número 1: Define tus metas y las de tu pareja.

Envíale una invitación a una reunión contigo en un sitio tranquilo y sin distracciones. Dile que traiga una mochila o bolso imaginario donde va a poner sus sueños y sus planes personales para el futuro y dile que tú harás lo mismo.

Solo por el hecho de que ahora eres parte de una pareja, no significa que te hayas convertido en una mitad. Tú tienes tus propias metas personales y qué bueno que ahora puedas contar con el apoyo de tu pareja para ayudarte a alcanzarlas. Pero para eso necesitas tener bien claro de que se tratan y que ayuda o apoyo, específicamente, esperas de él o de ella. Tal vez quieras continuar tu educación, cambiar de trabajo o comenzar a trabajar fuera de casa. Comparte tus sueños y metas. Te va a ayudar a ti a alcanzarlas y a él o ella a no tener que leer tu mente para saber que deseas.

Tu pareja también tiene sus metas personales y es muy saludable que se sienta cómodo/a de poder compartirlas contigo. Esta conversación no tiene que esperar hasta después del matrimonio. Es un tema muy importante que establecerá el voto de confianza entre los dos y les hará sentir a cada uno que no está solo y que tiene un cómplice, un aliado en su crecimiento personal. Pero tienes que darle la importancia que se merece al enfocarte solo en este tema durante esta reunión. Eviten la tentación de traer otros asuntos al caso. Concéntrense en ustedes.

Número 2: Establezcan todas las metas que tengan en conjunto.

Puede ser la compra de una casa, hacer un viaje juntos, comenzar una familia… En fin, definan cuáles son las prioridades que tienen como pareja.

Los conflictos más comunes entre las parejas y la causa principal de un divorcio es la discordia por el dinero. Pero si tu tienes bien claro cuales son tus propias metas, las de tu pareja y las que ambos comparten estás fabricando unos cimientos muy estables y evitando los malos entendidos que pudieran llegar a peores consecuencias.

Recuerda que el amor no se trata tanto de mirarse profundamente a los ojos por horas con tu pareja, sino de mirar juntos hacia un mismo horizonte.