Giraldo en 3 y 2: Fiebre del sábado por la noche

Guía de Regalos

Y entonces la revista The Ring, (o mejor dicho Golden Boy Promotions, su propietario), puso al descubierto el examen pecaminoso de J.C. Chávez Jr. con marihuana de por medio y se armó la que ya está armada.

Por supuesto no vamos a dejar al margen todo lo que trae esta zaga que no es más que un ajuste de cuentas por todo lo que supuso que las dos carteleras (Chávez- “Maravilla” y “Canelo”-Josesito) se cruzaran en día y hora, sin solución posible, y como Top Rank sentía que tenía el caballo ganador intentó aplastar a GBP y convertir el combate de “Canelo” en una peleíta para la página dos.

Eso lo logró Arum, en un escenario de fricción y choque. Disfrutó poco su triunfo. Y así le responden.

No pasaron ni 48 horas para conocerse que JC Junior había vuelto a las andadas. Porque ya está claro que este hombre que actúa como un adolescente, (aunque tiene 26 años) no tiene una línea trazada para distinguir qué está y qué no está permitido o al menos socialmente aceptado. Por eso fumó marihuana antes de pelear contra “Maravilla” Martínez.

VAN TRES. Ya había sido sancionado en 2009 cuando le hallaron furosemida, (un diurético que se utiliza para ayudar a perder peso y/o también como encubridor de esteroides), en el combate contra Troy Rowland. La pelea que había ganado quedó calificada como sin decisión y fue sancionado y multado.

En enero pasado, en ruta al combate ante Marco Antonio Rubio, fue detenido en Los Ángeles, manejando bajo la influencia del licor (borracho pues) y por ello tiene un acuerdo de tres años de libertad condicional.

Una apretada síntesis de las “pilatunas” de un hombre que no es capaz con el peso de su nombre.

¿ES SOCIAL? Luego se oye de todo. Un personaje cercano al campamento de Chávez dijo que la marihuana es un “uso social” que Chávez había tenido y que no les había informado. No está de más recordar que es un narcótico y que está prohibido en el boxeo, por más que algunos defiendan el acto punible de fumarla como “un acto social”. Ahora resulta…

“Y YO PAGUÉ POR…”: Sacudón ciclónico en las redes sociales con el tema del positivo de Chávez Jr. Lo más saliente ha sido el reclamo de la gente que pagó por ver. “Si hubiera sabido que Chávez Jr. estaba drogado yo no habría comprado la pelea“, me dice @rodmex vía Twitter. El caso es que la pagó y cuando no acababa de digerir la “trompiza” que le dieron a su ídolo, se encuentra con que el cuate, de quien le dijeron los medios que estaba listo para ganar, (la ‘neta’) no estaba listo ni para pelear. Milagros del PPV.

LO QUE VIENE: Esperar un “mea culpa” de JC para ablandar a la Comisión de Nevada y luego ir a pelear a Texas o, en el peor de los casos a México. Previsible que al menos en ocho meses no haya ninguna revancha contra “Maravilla” Martínez en suelo estadounidense.

Eso abre el abanico de opciones y entonces de nuevo gana GBP, ya que ahora tienen al frente a “Maravilla” Martínez y Mayweather Jr. para montar una pelea millonaria contra “Canelo”, mientras a su enemigo Bob Arum, le toca lidiar casi tres meses con la Pacquiao-Márquez IV.

La fiebre del sábado por la noche deja de manera inevitable un gran resaca, que todavía pega duro. Deja también una lista de ganadores y perdedores… y usted sabe quienes son.