Obama llega fortalecido al primer debate

A cinco semanas de la elección presidencial las preferencias se inclinan cada vez más al lado del Presidente
Obama llega fortalecido al primer debate
El Presidente Barack Obama sale de la Casa Blanca rumbo a Las Vegas el domingo 30 de septiembre de 2012.
Foto: AP/ / Manuel Balce Ceneta

Washington — El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el candidato presidencial republicano Mitt Romney sostendrán este miércoles su primer debate, en un ambiente electoral que parece favorecer al mandatario que busca la reelección.

A cinco semanas de la elección presidencial las preferencias se inclinan cada vez más al lado de Obama, a quien recientes sondeos de opinión han colocado arriba en estados como Ohio, considerados claves para una victoria el 6 de noviembre próximo.

Por si fuera poco, una nueva encuesta le dio la victoria a Obama si la elección se hubiera celebrado este domingo, colocando así al mandatario sin la presión que le significaba hasta hace poco ir abajo en las encuestas.

Para Romney, este panorama ha hecho más urgente y necesario convencer a un mayor número de estadunidenses de que la suya no es una visión clasista del país, como lo evidenció su alusión al 47 por ciento de los estadunidenses como dependientes del gobierno.

Pero más allá de la visión de un evento que puede determinar el curso de la elección, el debate a realizarse en Denver ofrece a los estadunidenses la primer oportunidad de contrastar el carácter de quien aspira a gobernarlos durante los próximos cuatro años.

Gwen Ifill, una de las pocas mujeres periodistas afroamericanas que ha moderado dos debates presidenciales, desestima que el encuentro pueda hacer que el fiel de la balanza entre los electores se mueva de un lado u otro.

Recuerda como aunque el debate de 1986 entre los candidatos a vicepresidentes pareció haber sido ganado por el demócrata Loyd Bentsen, los estadunidenses optaron por darle el triunfo a George H. Bush y Dan Quayle.

“La gente ya había decidido” recordó Ifill, haciendo notar como la mayoría de las encuestas de opinión de entonces favorecían a Bush sobre su rival demócrata Michael Dukakis.

Otros, como John Cassidy, estiman que la actuación del candidato sí puede determinar hacia donde se carga la balanza en estados como Colorado y Nueva Hampshire, donde las cifras colocan a Obama y Romney empatados.

“Las cosas podrían cambiar entre ahora y el 6 de noviembre, en especial si Romney da un buen show el miércoles”, apuntó recientemente Cassidy en la revista The New Yorker.

El triunfo hipotético dado a Obama el domingo parecería respaldar esta narrativa y colocaría al mandatario menos vulnerable ante Romney, quien durante sus rounds de sombra en las primarias republicanas mostró un estilo combativo, agresivo, sin bajar la guardia.

Es notable la ventaja que Obama mantiene en estados considerados claves como Ohio, Florida, Carolina del Norte, Virginia, Colorado y Nevada.

Aunque en algunas entidades el margen de diferencia se muestra aún competitivo, como en Florida, uno de los trofeos más anhelados con 29 votos al colegio electoral, en otros la ventaja de Obama parece reflejar el fortalecimiento de su campaña y su imagen ante los estadunidenses.

En Virginia, estado que ganó en 2008 y bajo dominio republicano con control de dos cámaras y el gobernador, Obama se mantiene por arriba de Romney a pesar de que éste ha venido ganando terreno.

Una encuesta de la Universidad de Suffolk revelada este jueves y que presenta un margen de error de dos puntos porcentuales colocó a Obama 46 sobre 44 de Romney.

Adicionalmente, el nivel de aprobación nacional dado al desempeño del mandatario mejoró de manera sustancial de acuerdo con la encuesta de la firma Gallup dada a conocer dos semanas atrás, colocándola ahora en un 52 por ciento.

Ese fue el mismo nivel que Obama registró en otro sondeo dado a conocer el 11 de mayo de 2011, días después del asesinato de Osama bin Laden, para entrar después a un gradual declive.