FBI decomisa en Houston microtecnología que iba a ser exportada ilegalmente a Rusia

FBI decomisa en Houston microtecnología que iba a ser exportada ilegalmente a Rusia
Agentes del FBI detuvieron a ocho personas en posesión de tecnología restringida que presuntamente iba a ser llevada a Rusia.
Foto: Gustavo Rangel / RUMBO

Sucedió en Houston y parecía la escena de una película de los tiempos de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, cuando agentes del FBI luchaban para evitar que agentes secretos se robaran tecnología sensible y se la llevaran a Rusia.

Pero la redada que llevó a cabo el FBI esta mañana del miércoles 3 de octubre en una tienda de aparatos electrónicos ubicada en el cruce de las calles West Line y Town Park, en Houston, donde se decomisaron varios aparatos de microtecnología y ocho personas fueron arrestadas, es un caso actual y real.

Según las autoridades, la tienda ARC Electronics servía a los sospechosos como su punto de operaciones para esconder y exportar aparatos de alta tecnología que obtenían ilegalmente en el mercado negro.

El FBI dijo que los dos destinos de los aparatos eran el ejército y agencias de inteligencia de Rusia.

Este tipo de tecnología que exportaban ilegalmente los sospechosos, según el FBI, tiene restricciones muy severas ya que pertenece y es utilizada por varias agencias del gobierno estadounidense.

También se informó que la mayoría de los aparatos que estaban en las manos de los detenidos eran muy sensibles porque son utilizados para operaciones militares.

Entre los aparatos de microtecnología que fueron decomisados se encuentran algunos que se utilizan en radares y sistemas de vigilancia.

La redada se llevó a cabo luego de una extensa investigación que comenzó en Nueva York, donde según el FBI se estaba coordinando la compra y distribución de los aparatos.

Ocho individuos fueron arrestados en la escena de Houston sin incidente alguno y está programado que se presenten ante un juez federal para escuchar los cargos formales que se les entablarán. Después serían trasladados a Nueva York donde tienen cargos adicionales.